La Comunidad de Madrid lucha por controlar la situación en las residencias de ancianos por la crisis del Covid-19

La Comunidad de Madrid lucha por controlar la situación en las residencias de ancianos por la crisis del Covid-19

La situación en las residencias de ancianos de la Comunidad de Madrid sigue preocupando mucho. El gobierno regional ya ha asumido el control de las residencias mediante la Consejería de Sanidad y ahora va a analizar caso por caso.

Desde que empezó la crisis por el coronavirus ya han fallecido más de mil ancianos en las residencias. La cifra total de momento es de 1065 (un total de 165 muertes más si las comparamos con el mismo mes del año pasado).

Durante el mes de marzo han fallecido 1065 ancianos en residencias de la Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid separará los ancianos que tengan el virus de los que no lo tienen. Estos últimos podrán trasladarse a las residencias de sus familiares. De no ser posible, la Comunidad de Madrid les buscará alojamiento en hoteles o los trasladará a geriátricos en donde nos e de ningún caso de Covid-19.

Desde algunas residencias se quejan de que les están rechazando el traslado de algunos ancianos a los hospitales.

La UME y la GUardia Real desinfectan las residencias

Por su parte, la UME (Unidad Militar de Emergencias) sigue desinfectando las residencias de la comunidad. También participa en esta desinfección la Guardia Real, cuyos efectivos se encargan de desinfectar la residencia Ballesol de Mirasierra, donde han muerto más de una decena de ancianos. Otra docena de ancianos falleció en la residencia Orpea Loreto, y se cuenta con una veintena de fallecidos en la del mismo grupo en Sanchinarro