Los riesgos del teletrabajo

Los riesgos del teletrabajo
Los riesgos del teletrabajo

La crisis del coronavirus ha hecho que numerosos españoles se queden en casa y cambien la rutina de la oficina por trabajar desde su casa. El teletrabajo se ha instalado en muchos hogares españoles y desde la Organización Colegial de Enfermería y la Asociación de Especialistas de Enfermería del Trabajo han elaborado unas recomendaciones con las principales pautas si trabajas desde casa.

Aunque pueda parecer lo contrario, trabajar desde casa lleva aparejado algunos riesgos como: la fatiga visual, los trastornos musculoesqueléticos, la fatiga mental y la hiperconectividad. Y es que unos de los riesgos de trabajar en casa es no desconectar jamás.

Por eso es muy importante elegir bien el espacio en el que se va a trabajar, que sea una zona independiente, cómo colocar la mesa y el ordenador, cómo sentarse o los ejercicios a realizar tanto para evitar la fatiga visual como para relajar las cervicales.

Guia para trabajar desde casa |Consejo General de Enfermería

Tener una rutina

Es muy importante mantener una rutina de trabajo, similar a que se tiene en la oficina. Controlar los horarios, pausas, descansos, reuniones y desconectar al terminar nuestra jornada laboral son otras de las pautas a seguir, según los enfermeros. "Es importante establecer rutinas en el teletrabajo para evitar tanto la hiperconectividad laboral como el retraso de las tareas pendientes", ha comentado el presidente de los enfermeros, Florentino Pérez Raya.

También es importante evitar los riesgos psicosociales derivados del aislamiento social. "El no tener contacto con compañeros, jefes o colaboradores, o que este contacto sea escaso impiden al trabajador la comunicación con el entorno de trabajo, además de reducir la posibilidad de incorporación a otros proyectos, desarrollo profesional, retroalimentación positiva, etc. Además, la exigencia de tareas domésticas o de cuidado de menores aumentan también la sensación de no poder cumplir satisfactoriamente con todas las tareas", advierten.

De ahí que mantener, en la medida de lo posible, el contacto con los compañeros también sea importante. "Si a media mañana tomabas un café con los compañeros de forma distendida es bueno mantenerlo y despejar la mente unos minutos. Estamos trabajando, sí, pero también es necesaria la desconexión laboral porque la hiperconectividad y el tecnoestrés, a medio-largo plazo, pueden ser muy perjudiciales para nuestra salud, tanto física como psicológica", destacan. Y al final de la jornada laboral, desconectar y disfrutar de la familia", concluye.