Luis Enrique deja de ser seleccionador y ocupará el cargo Robert Moreno

Luis Enrique y Robert Moreno
Luis Enrique y Robert Moreno

Luis Enrique Martínez deja el cargo de seleccionador tras once meses a causa de un grave problema familiar que le ha llevado a presentar su renuncia a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), que apuesta por el que hasta el momento era su segundo, Robert Moreno.

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, y el director deportivo José Francisco Molina, comunicaron la renuncia de Luis Enrique por la grave situación familiar que provocó que se marchase de Malta el día de un partido de clasificación a la Eurocopa 2020, y que Robert Moreno ya dirigiese también los dos últimos ante Islas Feroe y Suecia con pleno de triunfos.

Luis Rubiales ha señalado que "Luis Enrique nos ha comunicado que su etapa como seleccionador ha terminado y que empieza una nueva etapa liderada por el nuevo seleccionador. Es importante que todos lo tengamos claro".

Para agregar que "estamos convencidos que la mejor respuesta es el equipo más preparado, y ese equipo lo representan Robert y su grupo, que llegaron con Luis Enrique".

Por su parte, Robert Moreno comentó que "quiero dar las gracias por la confianza que depositan en nosotros. Es un día agridulce. No esperaba ser primer entrenador de esta manera. Vamos a trabajar tratando de dejar en lo más alto el trabajo que empezó Luis".

"Llevo muchos años en esto del fútbol. Desde los 14 años he pensado en llegar al máximo nivel, pero no lo esperaba de esta manera. Me ha valido que Luis estaba de acuerdo y nos ha apoyado. Para mí eso es lo que me ha animado a tirar hacia adelante", concluyó Robert Moreno, que se convierte en el seleccionador español número 56.

Luis Enrique llegó al cargo de seleccionador el 9 de julio de 2018, ocupando el hueco dejado por Fernando Hierro, apuesta provisional en el Mundial de Rusia tras el despido de Julen Lopetegui a dos días del debut de España.

Con el asturiano como seleccionador, España ha ganado ocho encuentros y ha perdido dos, ante Inglaterra y Croacia, ambos por 3-2, que le impidieron acceder a la fase final de la Liga de Naciones, tras haber ganado a esas dos selecciones en la primera vuelta del grupo en Wembley y Elche.