Chocolate para reflexionar sobre el molde y la identidad en CentroCentro

Chocolate para reflexionar sobre el molde y la identidad en CentroCentro
Chocolate para reflexionar sobre el molde y la identidad en CentroCentro

El centro cultural CentroCentro, situado en el Palacio de Cibeles, acoge hasta el 24 de marzo la instalación escultórica "Indigo Eye" en la que Rubén Grilo se vale del chocolate para reflexionar sobre la "condición laboral actual", el control de la materia y el molde como elemento que configura la identidad.

Grilo (Lugo, 1981) propone una exposición con tres fuentes de chocolate diseñadas en acero inoxidable que, inspiradas en máquinas de recuento y organización del dinero, son las piezas centrales de una muestra que completa una pieza sonora.

Enmarcada en el ciclo de comisariado anual "Mirror Becomes a Razar When It's Broken", de Sonia Fernández Pan, esta muestra parte de la idea de que el chocolate define la condición laboral contemporánea y lo social entendido como un sistema, según detalla Centro Centro.

"Explorar la mecánica de la subjetividad"

Como materia, explica CentroCentro, el chocolate está destinado a satisfacer deseos insatisfechos y es una sustancia tramposa, porque remite a la idea de pureza cuando es resultado de diferentes mezclas, mientras que como objeto adquiere diferentes formas gracias al control y la reproducción del molde y en el caso de tomar forma de moneda invoca a su propio pasado y a las élites sociales.

En un comunicado, la comisaria de la muestra destaca que Grilo usa su obra como una "herramienta para explorar la mecánica de la subjetividad" e invita en sus instalaciones a "revisar la separación artificial entre texto y contexto, entre lo interior y lo exterior, entre la experiencia y el conocimiento, entre la información y el ruido".