Una plaga de conejos amenaza la cosecha de los agricultores de Arganda

Los agricultores están desesperados y piden que se intervenga porque los gazapos acaban con las vides, los cereales y hasta los olivos

economia

| 28.03.2018 - 17:23 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Es una autentica plaga y los agricultores de Arganda del Rey están muy preocupados por la superpoblación de conejos que amenazan sus cultivos. Dicen que literalmente se los están comiendo.

Los conejos que habitan los campos de Arganda del Rey han asolado durante los últimos años los cultivos que se encuentran en su hábitat, según los agricultores de la localidad, que vienen padeciendo esta plaga durante muchos años. Así, las cosechas no tienen forma de prosperar. Los conejos no sólo se comen los brotes de las vides sino que roen también los tallos de las cepas con lo que secan automáticamente la planta, como explica Cipri Guillén, agricultor de Arganda del Rey.

"Los conejos se suben a las viñas y se comen las yemas dónde salen los brotes", dicen los agricultores que han tenido que dar de baja más de 6.000 cepas. Para hacerse una idea del daño cabe recordar que estas vides suelen durar entre 50 y 60 años y cada una produce, como mínimo, entre tres y seis kilos de uva. Las hectáreas dedicadas a las cepas se han reducido drásticamente. Igualmente, la producción de cereal ha mermado por esta causa en algunas fincas hasta un 80% y la de olivas, el 70% ya que los gazapos son capaces de subirse a los olivos para comer los brotes y, según narran, a más de uno le han caído en la cabaza al pasar bajo ellos.

Los agricultores están desesperados porque esta plaga de conejos les ha causado unos gastos enormes y unos daños exagerados, según relata Francisco Blanco, agricultor de Arganda del Rey. Ante esta situación piden que se articule un plan de choque que reduzca al menos la superpoblación de conejos.