Una 'marea rosa' de 36.000 mujeres toman las calles de Madrid

Una 'marea rosa' de 36.000 mujeres toman las calles de Madrid
Una 'marea rosa' de 36.000 mujeres toman las calles de Madrid

La mediofondista madrileña Laura Luengo, con un tiempo ganador de 21:29 minutos, fue la punta de lanza de la marea rosa que, formada por 36.000 corredoras, inundó este domingo el corazón de la capital de España en la decimosexta edición de la Carrera de la Mujer de Madrid.

Mireia Belmonte, campeona olímpica de 200 m mariposa, dio la salida al masivo grupo a las 9.00 horas. Junto con la boxeadora Joana Pastrana, campeona del mundo del peso mínimo, la nadadora recibió un homenaje antes de partir y luego siguió corriendo hasta cubrir el trayecto completo en 26:45 minutos (vigésima séptima en la general).

"He disfrutado mucho en muy buena compañía. No sé como he quedado, pero lo he dado todo. Ahora, a preparar el Mundial de Corea, a mediados de julio. Estas carreras me vienen bien", comentó a su llegada.

El mayor evento del deporte femenino en Europa, que este año cumplía 16 años, había agotado sus 36.000 inscripciones cuatro meses antes. Era la segunda prueba del circuito Carrera de la Mujer, que comenzó el 7 de abril en Valencia.

Las participantes, todas mujeres mayores de 12 años, disponían de un tiempo de una hora y 45 minutos para terminar el recorrido por el centro madrileño.

Laura Luengo, discípula de Luismi Martín Berlanas, atleta retirado de la elite pero todavía plusmarquista nacional de 3.000 obstáculos, batió por 39 segundos a Helena García Escudero (22:10) y a continuación cruzaron la meta Silvia Rey (22:56), la británica Charlotte Cotton (23:05) y Lorena Marcén (23:32).

Las participantes pudieron disfrutar, en una mañana radiante, de un recorrido turístico que partió de la Calle de la Princesa para subir por Gran Vía hasta Alcalá. Allí giraba a la derecha para dirigirse a la Puerta del Sol, camino del Palacio Real para seguir por Bailén y Ferraz hasta el Paseo de Camoens, donde estaba situada la meta al cabo de 6,3 km de recorrido.

La carrera, que volvió a batir su récord de participación, se convirtió, un año más, en una multitudinaria movilización contra la violencia de género.

Junto a la llegada, en el Parque del Oeste, se celebró después, durante una hora, un festival de fitness.

La Carrera de la Mujer mantuvo su espíritu solidario y su carácter social e integrador en su propósito de trasladar a las mujeres la importancia de su incorporación al deporte, la lucha contra el cáncer de mama y contra la violencia de género.