Torra toma posesión como president en un acto sin representantes del Gobierno

Levy critica a quien califica de "pseudopresidente" y lo ve como un "testaferro de Puigdemont"

nacional

| 17.05.2018 - Actualizado: 18:37 h

AGENCIAS

Quim Torra ha prometido hoy su cargo como presidente catalán desde el Saló Verge de Montserrat del Palau de la Generalitat, en un acto atípico, desprovisto de la liturgia habitual y sin representantes del Gobierno, que considera que esta ceremonia "degrada la propia dignidad de la institución".

El acto, de apenas tres minutos y que según había recalcado la Generalitat en un comunicado se enmarcaba "en la estricta legalidad catalana", se ha iniciado con la lectura del decreto de nombramiento a cargo del secretario del Govern, Víctor Cullell, y a continuación Torra ha prometido el cargo sin mencionar a la Constitución ni al Rey.

En presencia del presidente del Parlament, Roger Torrent, y de varios familiares del nuevo president, Torra ha afirmado: "Prometo cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat, con fidelidad al pueblo de Cataluña, representado por el Parlamento de Cataluña", ha señalado, ante una escenografía sobria y con la 'senyera' como única bandera de fondo.

LEVY LO CALIFICA DE TESTAFERRO DE PUIGDEMONT

La vicesecretaria de Estudios y Programas del PP y diputada en el Parlament, Andrea Levy, ha cargado contra Quim Torra, al que ha tachado de "pseudopresidente" y "testaferro de Carles Puigdemont", y ha pedido al PSOE que "no tenga complejos y se una a solicitar el control de TV3".

En un comunicado con motivo del acto de toma de posesión en la Generalitat del nuevo presidente catalán, Levy ha lamentado que "el testaferro de Puigdemont, Quim Torra, hoy tome posesión como pseudopresidente".

"En Europa ya es conocido por su xenofobia, la que padecemos esos catalanes que apostamos por la unión, la tolerancia y la convivencia", ha dicho. "Los demócratas no queremos ser invisibilizados una vez más por las instituciones catalanas, entre ellas TV3". En este sentido, Levy ha ironizado con que "ahora parece que el PSOE se ha dado cuenta de su error y sí intervendría la televisión pública catalana. ¡Bienvenidos! No podemos dudar más sobre ello: le pido al PSOE que esta vez no tenga complejos y se una a solicitar el control de TV3".

A su juicio, "es evidente que está secuestrada por los independentistas y que la utilizan a su antojo y en su beneficio. Una televisión pública, pagada con los impuestos de todos los catalanes, no puede silenciar a más de la mitad de los ciudadanos ni ser el altavoz de prófugos de la justicia ni del activismo violento callejero de los Comités de Defensa de la República (CDR)".

Y ha lanzado una advertencia: "Si Torra sigue el camino antidemocrático, por ilegal y por contrario a la convivencia, como anunció en el Parlament, espero que el PSOE junto con el resto de partidos constitucionalistas estemos unidos y defendamos sin ambages lo que es de todos los catalanes

LAS RAZONES DEL GOBIERNO

El Gobierno no asiste hoy a la toma de posesión del presidente electo de Cataluña, Quim Torra, porque "desde la Generalitat se le ha intentado imponer el nivel de la delegación gubernamental, cosa que no ha aceptado", han informado fuentes del Ejecutivo.

Asimismo, el Gobierno considera que "el modelo de acto organizado por la Generalitat degrada la propia dignidad de la institución". Torra tomará posesión en un acto breve, discreto, sin parlamentos y sin apenas invitados en el Palau de la Generalitat, 202 días después de la destitución del Govern de Carles Puigdemont.

Para tomar posesión, repetirá la fórmula que usó su predecesor en el cargo, Carles Puigdemont, quien en 2016 evitó toda referencia a la Constitución y al Rey.

En 2016, al relevar a Artur Mas, Puigdemont respondió afirmativamente a la pregunta que le formuló la entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell: "¿Promete cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat con fidelidad a la voluntad del pueblo de Cataluña representado por el Parlament?".

Después de días de negociación entre las administraciones central y catalana sobre el formato que debe tener la ceremonia, Torra, que quería un acto austero y sin invitados, tomará posesión, posiblemente, en el Saló Verge de Montserrat de Palau, antesala del despacho del president, en lugar del tradicional Saló de Sant Jordi.

Torra quiere un acto breve, sencillo y en presencia de su familia y del presidente del Parlament, Roger Torrent, en contraste con las tomas de posesión anteriores en el Saló de Sant Jordi, que solían congregar a más de 200 personalidades de los ámbitos político, social y económico de Cataluña.