El imán de Ripoll investigado salió de la cárcel de Castellón en 2012

Younes Abouyaapoub, de 22 años, sigue en búsqueda y captura

La hipótesis de que Moussa Oukabir fuera el conductor de la furgoneta de Barcelona "pierde peso"

Los terroristas planeaban un gran atentado con explosivos en Barcelona

Se mantiene el nivel 4 de alerta reforzando las medidas de seguridad

Buscan a "dos o tres personas" relacionadas con los ataques

nacional

| 19.08.2017 - 10:35 h

AGENCIAS

El imán de Ripoll (Girona), Abdelbaki Es Satty, investigado por su presunta vinculación con los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils (Tarragona), salió de la cárcel de Castellón el 5 de enero de 2012, según han informado a Efe fuentes de la lucha antiterrorista.

Los Mossos d'Esquadra registraron el domicilio del imán de Ripoll para hallar pistas sobre los ataques y determinar si tiene alguna vinculación con la célula terrorista.

Según han informado fuentes de la lucha antiterrorista, Abdelbaki Es Satty, que todavía no ha podido ser localizado y del que también se investiga si es el segundo fallecido hallado entre los escombros de la casa de Alcanar (Tarragona) que estalló el miércoles, salió de la prisión de Castellón el 5 de enero de 2012, en donde estuvo ingresado por infracción de la ley de Extranjería.

En el marco de la investigación, los Mossos d'Esquadra tratan de determinar si la llegada del imán hace unos dos años a Ripoll pudo coincidir con el proceso de radicalización de los miembros de la célula que atentaron el jueves pasado, por lo que registraron su vivienda en el noveno registro practicado en domicilios de sospechosos tras los atentados, según las fuentes.

YOUNES ABOUYAAQOUB SIGUE EN BUSCA Y CAPTURA

Por otra parte, el conseller de Interior, Joaquim Forn, ha explicado este sábado que los Mossos d'Esquadra están buscando a "dos o tres personas" relacionadas con los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona) por su presunta vinculación con los hechos.

Lo ha avanzado en una comparecencia ante los medios de comunicación tras firmar el libro de condolencias del Ayuntamiento de Barcelona, del que fue concejal hasta que accedió a la Conselleria de Interior.

Tres de los presuntos terroristas buscados el viernes murieron abatidos por los Mossos en el ataque de Cambrils, mientras que un cuarto --Younes Abouyaaqoub-- sigue en búsqueda y captura.

Forn ha relatado también que los investigadores todavía no tienen "la certeza de la identidad y la localización" del conductor de la furgoneta que arrolló a decenas de personas en la Rambla, pero sí ha confirmado que se han producido varios registros en Ripoll (Girona), como el de la vivienda de un imán, aunque ha rechazado dar más detalles del trabajo policial.

INVESTIGACION POLICIAL

La investigación policial trabaja con la hipótesis de que al menos 12 personas formarían parte de esta célula o células yihadistas. Siete habrían muerto. Cinco abatidos por la policía en Cambrils y otros dos en la explosión de Alcanar el día 16 y uno, Younes Abouyaaqoub, que estaría huido y que aún no ha sido localizado, han informado fuentes de la investigación.

El terrorista huido es un marroquí de 23 años sobre el que pesa una orden de búsqueda y detención internacional.

Por su parte, el detenido en Alcanar es la persona que resultó herida la noche del pasado día 16 en la explosión de la casa de esa localidad en la que se encontraron un centenar de bombonas de butano y en la que los terroristas, supuestamente, preparaban los explosivos que iban a utilizar en los atentados.

El detenido fue ingresado tras la explosión en el Hospital Virgen de la Cinta de Tortosa (Tarragona) y ayer mismo recibió el alta hospitalaria y fue conducido a las instalaciones policiales.

Los forenses trabajan asimismo para determinar que los dos muertos a consecuencia de esa explosión -un cadáver fue localizado el mismo día y ayer se encontraron entre los escombros nuevos restos biológicos- son dos terroristas ya identificados por los Mossos, que formarían también parte de la célula.

Aunque en principio se barajaba la posibilidad de que Moussa Oukabir, de 17 años y uno de los terroristas abatidos en Cambrils, era el conductor de la furgoneta que arrolló a los transeúntes en La Rambla y que mató a trece personas, el mayor de los Mossos, Josep Lluís Trapero, explicó anoche que "cada vez tiene menos peso" esa hipótesis

"Es una posibilidad, pero en este momento, a diferencia de hace cuatro horas, tiene menos peso", ha afirmado Trapero en declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, y ha cuestionado que el joven se desplazase de Barcelona a Cambrils este pasado jueves.

Además, según el mayor de los Mossos, se investiga si en la explosión de Alcanar (Tarragona) del pasado miércoles fallecieron dos personas que tienen identificadas en relación a los atentados de La Rambla de Barcelona y de Cambrils. También que se busca a una tercera persona identificada y huida.

LOS TERRORISTAS PLANEABAN UN GRAN ATENTADO CON EXPLOSIVOS

Por otra parte, los terroristas de Barcelona y Cambrils (Tarragona) planeaban un golpe de mayor alcance en la capital catalana, utilizando explosivos que manipulaban en la casa que saltó por los aires en Alcanar (Tarragona), lo que frustró sus planes y les obligó a actuar "a la desesperada".

Esa actuación desesperada es la que propició la aparición de cuatro escenarios distintos con presencia de los terroristas: en la Rambla con una furgoneta lanzada a toda velocidad contra la multitud, en un control de Cambrils en el que mueren cinco integrantes de la célula, en Ripoll (Girona) con varias detenciones y en Alcanar, con muertos y arrestados tras la explosión.

Josep Lluís Trapero ha desvelado que la célula llevaba meses preparando "uno o varios atentados" en Barcelona de "mayor alcance" que los finalmente perpetrados, si bien la deflagración de su casa de Alcanar lo evitó, al dejarles sin explosivos.

El mayor ha explicado que los Mossos trabajan con la hipótesis de que la célula preparaba desde hace meses uno o una serie de atentados en Barcelona de un "mayor alcance" del perpetrado finalmente en la capital catalana y en Cambrils.

Los Mossos investigan ahora si la célula escondió otro tipo de explosivos en la casa de Alcanar, que quedó derruida tras la deflagración. Tras la explosión, los equipos de rescate localizaron el cadáver de un supuesto terrorista entre los escombros, mientras que hoy han localizado nuevos restos biológicos, que tratan de determinar si se corresponden con un segundo cadáver.

Según Trapero, tras la explosión de Alcanar los terroristas cambiaron de planes y decidieron cometer "a la desesperada" el atentado de Barcelona y posteriormente, ya de madrugada, de forma "más rudimentaria", el de Cambrils, donde además de arrollar a varias personas con su coche también pretendían simular lo ocurrido en otras ciudades europeas y apuñalar a los vecinos que paseaban por la zona de ocio nocturno.