Consternación en el barrio burgalés de Gamonal, donde Ana Julia vivió 20 años | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Consternación en el barrio burgalés de Gamonal, donde Ana Julia vivió 20 años

sociedad

| 13.03.2018 - 19:03 h

EFE

Los vecinos del barrio en el que vivió Ana Julia en Burgos durante más de 20 años han mostrado su sorpresa y consternación tras enterarse de su detención por la muerte del niño de 8 años Gabriel Cruz, y el revuelo en el bloque donde residía y su lugar de trabajo ha sido constante desde primeras horas de la mañana.

El número 41 de la Avenida Casa de la Vega ha comenzado a recibir a cámaras y periodistas, cuando ha saltado la noticia de que desde el séptimo piso de ese bloque se había precipitado mortalmente una hija de 4 años de Ana Julia en 1996, algo que algunos vecinos preguntados por EFE recordaban con tristeza.

Unos años más tarde de este suceso, la mujer se mudó dos números más allá, concretamente al 33, donde estuvo viviendo con su pareja en aquel momento y la hija de ambos, Judit, que en la actualidad tiene 24 años y se encuentra ingresada desde ayer tras sufrir un cuadro de ansiedad.

Según los vecinos, esta chica sigue viviendo con su padre y expareja de Ana Julia en este mismo piso.

Ana Julia trabajó en una carnicería de este barrio, hoy cerrada, y algunas vecinas del portal de al lado, y clientas habituales, recuerdan que era una persona "muy simpática y jovial" y, por supuesto, no podían esperar el fatal desenlace.

Otro punto de referencia es el bar Antioquía, que se encuentra a varias calles de distancia, en el corazón del barrio de Gamonal, y donde trabaja la hija de Ana Julia, un local que ha permanecido cerrado casi toda la mañana.

"La hija no tiene la culpa de nada y lo peor que podemos hacer es hablar", decía una cliente habitual al tiempo que arengaba al resto de los presentes a no decir nada porque "es como mejor la podemos ayudar", una premisa que defendían otros vecinos del barrio donde residió Ana Julia.

Por su parte, el alcalde de Burgos, Javier Lacalle, se ha mostrado "consternado" por el asesinato del niño Gabriel en Almería y ha pedido "evitar conjeturas e hipótesis" y que se deje trabajar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado.