Suben un 24% las llamadas a la Fundación ANAR por casos de violencia de género entre adolescentes

Suben un 24% las llamadas a la Fundación ANAR por casos de violencia de género entre adolescentes

La Fundación ANAR atendió 1.868 casos de violencia de género entre adolescentes en 2018, un 24,03% más que en 2017, según un informe de la Fundación. En total, recibió 21.952 llamadas relacionadas con esta violencia, de las cuales 2.770 necesitaron la orientación de un psicólogo, abogado o trabajador social.

De preocupantes conclusiones de este informe hemos hablado en 120 Minutos con Diana Díaz, directora del teléfono de la Fundación ANAR. "Las nuevas tecnologías son una nueva forma de ejercer la violencia, no solo de género, sino de todas las demás", sostiene. Advierte que es un "problema global", ya que los jóvenes tienen acceso a fuentes diversas de diferentes países.

Desde 2009, ANAR tiene firmado un convenio con la Delegación de Gobierno para la Violencia de Género por el que el 016 deriva al Teléfono ANAR todas las llamadas en las que hay implicado un menor de edad víctima de violencia de género.

El número de casos se incrementó en 2018, después de dos años de descenso

El informe muestra que el número de casos atendidos se incrementó en 2018 después de dos años de descenso. Así, en 2015 ANAR atendió 1.741 casos; en 2016, 1.643; en 2017, 1.506; y este año se ha roto la tendencia a la baja, creciendo la cifra hasta los 1.868.

Según los datos de ANAR, la edad media de las víctimas adolescentes de violencia de género ha disminuido con respecto al año pasado, pasando de 16,1 años a 15,7 años en 2018. Además, en un 53,5% de los casos, las adolescentes no eran conscientes de estar sufriendo este tipo de violencia.

En el 80% de los casos la víctima no ha denunciado, ni tiene intención de hacerlo"

"A pesar de los esfuerzos realizados, más de la mitad de las adolescentes que hablaron con nosotros siguen sin identificar que sufren violencia de género y justifican las conductas del agresor", ha afirmado la directora del Teléfono ANAR, Diana Díaz. Asimismo, ANAR señala que en el 80,9% de las llamadas la víctima no ha denunciado la situación, ni tiene intención firme de hacerlo.

En aproximadamente la mitad de las llamadas, el agresor es un hombre mayor de edad entre 18 y 56 años

De los datos también se desprende que aproximadamente en la mitad de las llamadas (49,4%) el agresor era un hombre mayor de edad de entre 18 y 56 años. ANAR también ha identificado agresores de edades muy tempranas desde los 12 años.

Las nuevas tecnologías

Además, el informe pone de relieve que las nuevas tecnologías estaban implicadas en un 60% de los casos atendidos en 2018, frente al 51,6% de 2017. "Sabemos que las nuevas tecnologías constituyen un elemento para ejercer control y sigue resultando imprescindible formar a los adolescentes en sus derechos digitales", ha explicado la responsable del Departamento Jurídico del Teléfono ANAR, Sonsoles Bartolomé.

Un año sufriendo agresiones

Según el relato de las adolescentes que contactan con el Teléfono ANAR, han padecido la violencia de género durante más de un año en el 38,6% de los casos. Y en un 64,8% de las llamadas revelan que las agresiones eran diarias.

"En muchas ocasiones las familias desconocen lo que está ocurriendo"

La violencia psicológica sigue siendo la primera forma de violencia dentro de la relación de pareja de los adolescentes, estando presente en el 97,7% de las llamadas de orientación especial.

El segundo tipo de violencia que ANAR ha visto en mayor número de llamadas de orientación especial es la violencia social, que se produce en un 40% de los casos y que hace referencia a conductas como la de aislar a la pareja de sus amigos y familiares, el control de sus actividades o el ejercer la violencia en presencia de otras personas.

Por otro lado, la Fundación hace hincapié en que aproximadamente en cuatro de cada diez llamadas de orientación especial (39,5%) se ha descrito la presencia de violencia física, y la violencia sexual en un 14,4% de las situaciones.

"Este hecho es muy grave sobre todo si tenemos en cuenta la edad de las víctimas y que en muchas ocasiones la familia desconoce lo que está ocurriendo. Desde 2017, este tipo de violencia se ha duplicado, desde el 7% hasta el 14,4%", ha asegurado Díaz.