Adiratou Iglesias: “En Mali nunca salí de mi barrio”

Adi (Adiratou Iglesias) es una joven atleta paralímpica, con deficiencia visual, que nació en Mali, un país donde ser mujer y albina es una combinación muy peligrosa ya que, como en otros países de África, el albinismo en Mali se considera una maldición y se persigue, mutila y asesina a los que nacen con esta condición genética. Por eso sus padres no le dejaron salir de su barrio nunca cuando era pequeña.

En 2010, con 12 años, la enviaron a España para alejarla del peligro: “Cuando llegué a España todo era nuevo, no conocía edificios, no conocía ascensores…. y nunca antes había llevado gafas”.

Adoptada

La vida empezó a sonreírle en España gracias a su madre adoptiva, Lina Iglesias, quien se encargó de que Adi cumpliera su sueño infantil: “La primera vez que vi una carrera de atletismo por la tele siendo niña, pensé yo quiero hacer esto”.

Hoy Adi es un nombre de referencia en el atletismo paralímpico. Es doble campeona absoluta de Atletismo en Galicia 100 y 200 metros frente a atletas sin discapacidad y en el Mundial de Dubai ganó la plata en los 200 metros y se clasificó para Tokio.

Ahora su meta es participar en los Juegos Paralímpicos de Tokio que se han aplazado hasta el 2021: “A mucha gente le ha fastidiado que se aplacen, pero es por salud”

Este domingo, 31 de mayo, Adi va a participar en una carrera muy especial, la Carrera Liberty Juntos en la distancia, una carrera para apoyar el deporte paralímpico que este año cumple su edición número 13 y se va a celebrar de una manera distinta a las ediciones anteriores para ajustarse a las normas de seguridad sanitarias en vigor