El miedo y la desinformación, "el peor virus" en Usera

El periodista Ferrán Boiza, de El Mundo, ha destacado en El Intercambiador de Buenos Días Madrid la situación que se vive en el distrito de Userapor el miedo y la desinformación que se convierten en el peor virus”.

Andrés, un chino en cuarentena en Alcorcón: "No queremos traer nada malo a España"

Diferentes negocios, sobre todo restaurantes y salas de masajes “han cerrado sus puertas con carteles de `cerrado por reforma´ a pesar de que ningún vecino ha visto a obrero alguno; el coronavirus está cerrando el distrito y afecta, sobre todo, a los negocios que trabajan con las manos”. Concluye Boiza que el cierre “se produce por el temor de la población china de que nadie acuda a sus negocios”.

Cuarentena voluntaria en los comercios chinos de Usera

Pablo Rodero, de 20 Minutos, explica los planes del ayuntamiento “para recortar la población de cotorras en un 90%”. Apunta que ya se ha lanzado el proceso de contratación y que “la población de cotorras censadas es de 13.000”. Destaca que “al tratarse de una especie invasora, no solo habrá que ver cómo se atrapan las cotorras, sino también cómo se sacrifican porque no pueden liberarse”. Ferrán Boiza expone que 2020 será “la última edición del MadCool en Valdebebas porque el espacio del festival se ocupará por la ampliación de IFEMA”. Razona que la búsqueda de un nuevo espacio “lleva a sus organizadores a reclamar al Ayuntamiento de Madrid una aportación de 16 millones de euros entre 2021 y 2025, 4 millones de euros al año”.

Explica Boiza que “el ayuntamiento considera la cifra desorbitada y que ya solo para la edición de este año, el ayuntamiento aportará un millón de euros, 100.000 euros más que todas las salas de conciertos de la capital que, además deben concurrir a subvenciones”. La explicación que han dado los organizadores según Boiza radica “en que al estar en un nuevo emplazamiento, tendrán más gastos para acondicionar el espacio, pero todo parece indicar que lo que quieren es rentabilizar el festival cuánto antes”. Finaliza Pablo Rodero recogiendo las declaraciones de Ángel Garrido sobre las obras de la estación de Gran Vía: “ha dejado entrever que podrían alargarse un año más por los hallazgos arquitectónicos que están impidiendo que las obras como tal apenas han comenzado”.