Cruce de amenazas y denuncias entre una inquilina y su casero en Alcalá de Henares

Cruce de amenazas y denuncias entre una inquilina y su casero en Alcalá de Henares

Una inquilina y su casero se cruzan denuncias y amenazas en un inmueble de Alcalá de Henares. La inquilina acusa al casero de amenazas de muerte, mientras éste lo niega y dice que le debe tres mensualidades y que está denunciada por ello y por amenazas.

Telemadrid ha estado con Teresa, esta inquilina que tiene 67 años y vive alquilada en un edificio de dos plantas, propiedad de sus caseros, a los que tiene por vecinos y a quienes acusa de violencia y amenazas a su persona.

Impago del alquiler

Según explica, alquiló un piso en Alcalá de Henares porque iba a ser operada y luego se quedó allí atrapada por el coronavirus. Cuenta que tiene una casa en Parla, pero que está alquilada hasta octubre y por eso no puede irse.

Reconoce que debe mensualidades de alquiler y que no los paga “porque tengo los cables cortados de la televisión y estropeada la lavadora y el casero no cumple el contrato”. Teresa manifiesta que ha realizado varias denuncias sobre las amenazas de muerte que está sufriendo: “Me dijo te voy a sacar las tripas por la boca”.

Lo que dijo Sánchez

Por su parte, los caseros dicen que les debe tres meses y que para no pagar su único argumento es que el Gobierno ha dicho que no tiene que pagar. “Yo no me he metido con nadie –dice Teresa- y me agarro a lo que dijo Pedro Sánchez, que me tenía que agarrar a la fianza”.

Los caseros no han querido hablar a las cámaras pero sí a través de la puerta: “Esta señora está denunciada por impago y amenazas porque dijo que nos iba a traer una banda de gitanos a agredirnos”. Enseñan además, un documento del registro de propiedad donde el piso de Parla y dos más en la playa figuran embargados: “No tiene nada a su nombre”

"Gentuza y maltratador"

Dice que su inquilina es quien suele llamar a la Policía, pero que es ella la que tiene un comportamiento incívico, que tira las bolsas de basura por la terraza. “Los que sufren son mis padres que son mayores”, dice el hijo del casero.

Por su parte Teresa dice que “quieren echarme y no quieren pagarme nada, que me busquen algo. Estos son gentuza y este señor es un maltratador y el señor juez no hace nada”.