Mario Vaquerizo: “El teatro es muy nutritivo y muy adictivo”
Vídeo: Telemadrid | Foto: Telemadrid (captura)

Mario Vaquerizo: “El teatro es muy nutritivo y muy adictivo”

Mario Vaquerizo se encuentra en plena temporada de ‘La última tourné’, “como las antiguas compañías de teatro”, dice Mario en Buenos Días Madrid. "La obra reivindica el género de variedades. En los años 60 y 70 fue un género masivo, pero la llegada de los 90 y esa aparente modernidad, lo desplazó”.

“El teatro es muy nutritivo y muy adictivo, además de seguro”, comenta Mario, que está encantado con el día a día de este espectáculo en el que da vida a Enzo Marini, un coreógrafo italiano (supuestamente) y mentiroso compulsivo, nada que ver con su carácter auténtico: “Soy como soy, nunca me ciño a un guión. El teatro me ha dado esa disciplina y me ha gustado mucho”.

“Soy una ‘working girl’, trabajo de domingo a domingo, pero soy feliz”

Pero el teatro es solo otra más de las múltiples facetas de Mario, algunas de ellas no tan conocidas, como los videos de historia que realiza para una plataforma de contenidos: “Soy una ‘working girl’, trabajo de domingo a domingo, pero soy feliz”, afirma.

Alaska y Mario Vaquerizo regresan al teatro con 'La última Tourné'
Alaska y Mario Vaquerizo regresan al teatro con 'La última Tourné'
Alaska y Mario Vaquerizo regresan al teatro con 'La última Tourné'

Alaska y Mario Vaquerizo regresan al teatro con 'La última Tourné'

A pesar de que ‘La última tourné’ rememora un tiempo pasado en el mundo del espectáculo, Mario no echa la vista atrás en su vida diaria: “Si sientes que tu momento actual es el mejor, siempre es el mejor. La nostalgia se tiene de las cosas que no has vivido”, dice el artista.

“Creo en cumplir años; cada año me veo más guapo y más lúcido”, dice entre risas

Es el caso de su matrimonio con Olvido Gara, su "Olvi". Acaban de celebrar en el escenario del Teatro Calderón sus 21 años de relación. ¿Cuál es el secreto?, le preguntamos. “Respeto y atracción, son la clave para que la pareja dure. Es importante que seamos diferentes, también”, asegura.

Mario es también un hombre de tradiciones y reivindica la Navidad. “Madrid está muy bonito con las luces, ¡hay que iluminar la ciudad!, dice el artista.

En cuanto a la moda, dice ser fiel a mí mismo. Tiene su propio estilo en el que nunca entraría un poncho: “es muy peligroso porque te acostumbras, te relajas y ya no te lo quitas”, comenta divertido.

Sobre la noticia de la presunta implicación de Rafael Amargo en una red de tráfico de drogas, Mario, que conoce al artista flamenco solo de “saraos”, dice que hay que respetar la presunción de inocencia.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Teatro