Paralizado el tercer intento de desahucio de una vecina de Alcalá que lleva 13 años sin pagar el alquiler

Paralizado el tercer intento de desahucio de una vecina de Alcalá que lleva 13 años sin pagar el alquiler

Paralizado el desahucio de Araceli, una vecina de Alcalá de Henares, que se decretó porque llevaba 13 años sin pagar el alquiler de su casa por un problema de falta de contrato. Se ha paralizado “por una cuestión técnica: el auto tenía una validez de dos meses y han pasado cuatro, explica a Telemadrid el abogado de Araceli, Óscar Tejeda.

Desde muy temprano en la puerta del domicilio se habían instalado numerosos efectivos de la Policía en previsión de que se ejecutase el desahucio, y también han acudido varios vecinos. Tras conocer la noticia de la paralización, Araceli dice a Telemadrid que está aliviada y más tranquila. Vive en la calle Núñez de Guzmán de Alcalá de Henares y niega lo que dicen los abogados del IVIMA, porque dice que está dispuesta a negociar.

Su abogado dice que intentarán negociar para el pago del alquiler que se debe y que los vecinos han dicho que harán una colecta para recoger el dinero y que pueda pagar.

Por problemas burocráticos

El abogado cuenta que el desahucio se decretó no por falta de impago sino como consecuencia de la falta de contrato de alquiler porque la familia cuando murió el padre hace 10 años no se subrogó a dicho contrato.

Su hija Nerea cuenta que tras un incendio en el antiguo Ministerio de Vivienda se perdieron muchos documentos entre ellos el de la vivienda de sus padres y que ellos han ido varias veces al IVIMA (actual dueño de la vivienda) para intentar regularizar la situación pero que siempre les decían que ya les enviarían los recibos pero que nunca lo hicieron.

Viven 10 personas

Araceli tiene 70 años y vive con sus hijos en esa casa desde hace más de 40 años. Tiene problemas cardiorespiratorios crónicos. Tanto ella como su hija Nerea, que vive allí con ella, presentan síntomas compatibles con el Covid 19. Les hicieron PCRS y están a la espera de que se los den, aunque Nerea está convencida de que sí lo tiene.

Antes de la pandemia en esa casa vivían cuatro personas, Araceli, dos de sus hijos, que son toxicómanos, y una de sus nietas pero con la pandemia otro de sus hijos se quedó sin trabajo y este tiene 4 niños por lo que actualmente son 10 las personas las que viven allí.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Desahucios