Las familias numerosas en minipisos temen que algún miembro se contagie y no pueda aislarse

Las familias numerosas en minipisos temen que algún miembro se contagie y no pueda aislarse

Familias numerosas en pisos de apenas 50 metros cuadrados y sin apenas recursos. Este es el día a día en muchos de los barrios que están sujetos a restricciones, como por ejemplo el que vive una familia numerosa de 7 miembros en Vallecas y que ha visitado Telemadrid.

A esta familia no le preocupan tanto las restricciones de movimiento como el que alguno de sus miembros se contagie y tenga que aislarse, porque no hay forma de hacerlo siendo siete personas en un minipiso.

En este minipiso de Vallecas, zona que tiene restricciones, vive una pareja con sus tres hijos, de un año y medio, una niña de 9 y otro de 13, junto con el hermano de Jacqueline y un hijo suyo. En total son siete personas en una casa de poco más de 50 metros, con dos habitaciones y un cuarto de baño.

De momento ninguno de ellos ha dado positivo por coronavirus pero en caso de dar positivo alguno les sería imposible aislarse del resto de la familia en este minipiso. En una de las habitaciones duermen sus dos hijos mayores, en la otra el matrimonio con el niño pequeño y en el salón el hermano de ella junto a su hijo en un sofá cama.

Posibilidad de un hotel medicalizado

Comentan a Telemadrid que si se diera el caso de que alguno de ellos diera positivo lo que harían es llamar a las autoridades para saber lo que tendrían que hacer. Parece que la única solución que podrían darles es trasladarles a alguno de los hoteles medicalizados que hay para poder estar aislados.

La semana pasada sus dos hijos estuvieron constipados con tos, congestionados y con alguna décima de fiebre y Jacqueline se puso en contacto con los dos colegios al que van, porque no van al mismo, y allí les dijeron que se quedaran en casa para no perjudicar al resto de compañeros.

Y por si fuera poco el problema de vivir tantas personas en una casa tan pequeña el único dinero que entra en el domicilio es el que Jonathan consigue los fines de semana trabajando viernes, sábados y domingos como repartidor en una empresa en bicicleta (un rider). Dice que paga 804 euros de alquiler lo que saca a duras penas con su trabajo. Durante el confinamiento ganaba más dinero que ahora y las restricciones de movilidad también son un problema porque a muchos les han puesto multas.

Jacqueline y su hermano tienen la doble nacionalidad española y venezolana gracias a su padre canario, y llevan un año en España. Ella ha pedido el ingreso mínimo vital pero su caso está en estudio.

Mejores Momentos

Programas Completos

Más de Coronavirus COVID-19