Los vecinos de cuatro viviendas de Parque Coimbra levantan un hermoso jardín donde antes hubo maleza

Los vecinos de cuatro viviendas de Parque Coimbra levantan un hermoso jardín donde antes hubo maleza

Los vecinos de cuatro viviendas cercanas al Parque Coimbra han construido un amplio jardín en los lugares de este parque antes invadidos por la maleza.

Esta iniciativa vecinal es causa de asombro para todos, no solo por el resultado que es casi una obra de arte, sino por haber logrado unirse y ser más efectivos que las autoridades municipales a quienes correspondería adecentar la zona común.

Un hermoso jardín

Los vecinos han convertido un lugar común en un hermoso jardín. Antes de que fuera arreglado, el lugar era un descampado que utilizaban para sacar a pasear a sus perros y los senderos estaban llenos de maleza. Hierbas que ahora han recortado, aunque no han recogido los restos.

Una vecina explica cómo hicieron el jardín del parque Coimbra |TELEMADRID

En vista de esta situación, los vecinos colaboraron para hacer un pequeño parque que está situado justo en la entrada al descampado. Les ha costado tiempo y también dinero, pero ahora están muy satisfechos.

Un gran contraste

Han buscado las plantas, han traído la tierra, han hecho las vallas y han plantado césped donde antes era un erial. Ahora luce verde y cuidado y contrasta con otras zonas de este parque donde sólo hay tierra reseca, “un auténtico secarral, que incluso puede tener riesgo de incendio”, dicen.

Maleza en el Parque Coimbra |TELEMADRID

“Lo hemos hecho todo a mano –comenta Antonio- cada uno ha contribuido con lo que ha podido y hay que agradecérselo también a esta vecina –señala a una persona que está regando- que ha hecho mucho con sus propias manos”.

Una ayuda vendría bien

Otros vecinos dicen que gracias a este jardín pueden disfrutar de la belleza y del verdor que aportan las plantas. Piden que el Ayuntamiento les apoye y les ayude con algo “Vamos al distrito, el distrito nos manda al Ayuntamiento, allí nos dicen que sí, pero aquí no aparece nadie. Hemos solicitado que al menos nos vengan a limpiar y tampoco, y eso año tras año. Yo llevo aquí 20 años y cada vez que vienen a cortar dejan aquí los restos porque no recogen”.