Alex Márquez, bicampeón del mundo

Alex Márquez, bicampeón del mundo

Alex Márquez (Estrella Galicia 0'0 Kalex) consiguió su objetivo en el Gran Premio de Malasia que se disputó en el circuito de Sepang, al proclamarse campeón del mundo de Moto2 el segundo.

Márquez sabía que tenía en Sepang su "segunda bola de partido" y esta vez la supo aprovechar, primero al conseguir una pole position que le permitió salir desde la primera línea de la formación de salida y después al conseguir la segunda posición en carrera, sólo superado por el surafricano Brad Binder (KTM).

Buena salida

El piloto de Estrella Galicia 0'0 protagonizó una buena salida, sólo superado por uno de sus rivales en la carrera hacia el título, Brad Binder, pero dejando por detrás al suizo Thomas Luthi (Kalex) y, con esas cuentas, el español era matemáticamente campeón del mundo, pero había que aguantar las dieciocho vueltas a las que estaba programada la prueba.

Brad Binder no dio opción a ninguno de sus rivales y tampoco se metió en "berenjenales" a la hora de ralentizar la carrera para intentar el error de Alex Márquez que alargase la pelea por el título hasta la carrera de la Comunidad Valenciana. Binder no buscó líos y Luthi no pudo.

Así las cosas, la segunda posición le dio el título de Moto2 al español Alex Márquez que, un año más, como ya sucediera en 2014, consiguió el título mundial como su hermano Marc Márquez en MotoGP en la misma temporada.

Reconoce que le "temblaban las manos"

Alex Márquez se mostró "muy contento" y viviendo un sueño tras conseguir el título mundial, si bien reconoció que "no fue fácil" y que después de atravesar la línea de meta le "temblaban las manos".

"Estoy muy contento de todo el trabajo hecho durante el año, de cómo hemos sabido rehacernos tras los momentos malos y desde el principio he tenido muy buenas sensaciones, he tirado al máximo y ha sido complicado, pero ahora estoy súperfeliz de haber conseguido el título aquí en mi segundo intento, como la otra vez, por lo que se repite la historia", recordó Alex Márquez.

"Cuando he pasado la línea de meta y he llegado a él -su hermano Marc Márquez- estaba exhausto, ahora entiendo cuando llegaba él y no reaccionaba mucho. Estás hecho polvo, te felicitan, te abrazan... pero tú no sabes ni quién eres", afirma el pequeño de los hermanos Márquez, doble campeón del mundo.