Troyanas, el pádel como diversión

Troyanas, el pádel como diversión

Son las Troyanas y se hacen querer. Contagian su alegría, sus ganas de pasarlo bien. "Somos un grupo de amigas, cuyo afán no es ganar, sino disfrutar mucho y divertirnos", señalan.

Son felices jugando al pádel. Lo que empezó como un grupo de amigas, ahora ha llegado a ser el club de pádel femenino más grande del mundo.

Club de Pádel Troyanas, elegantes sobre la pista

"El año pasado éramos 650 jugadoras, este ya somos 1.200 sólo en Madrid, pero también tenemos chicas en Valladolid, Toledo, Málaga y Albacete. Vamos ampliando poco a poco", señala Patricia Moreno, fundadora del las Troyanas.

Todo comenzó hace tres años. En su origen los chicos tenían las puertas cerradas de las Troyanas, pero ahora es un club abierto a todos. No importa el sexo ni la edad.

Un proyecto que tiene mucho futuro por delante. Siempre con la alegría y la simpatía por bandera. Este verano acaban de celebrar su tercer aniversario en una fiesta en las instalaciones del mostoleño club Novopadel, sede de sus encuentros.