Así lo ve Félix

Félix Madero analiza la reunión que ha mantenido este lunes Pedro Sánchez con Pablo Casado e Inés Arrimadas.

  • “Hoy, como ayer, y como mañana, seguirá siendo incomprensible que fuerzas constitucionalistas que en tantas cosas coinciden sigan tan distantes y dando una oportunidad a que partidos tan sospechosos y poco progresistas como ERC tengan parte del control del próximo gobierno”.

  • “Este es otro escándalo del famoso relato que venden los negociadores del PSOE,  hacer pasar a ERC por una fuerza progresista. Un partido que está en contra de la redistribución de la riqueza en España y de la solidaridad entre los pueblos, y cuya base ideológica es la diferencia étnica se titule de progresista.”

  • “Pedro Sánchez tiene un plan, sólo un plan. El plan B, ese que podría contemplar el apoyo de PP y Cs es una ensoñación, algo que el presidente sólo  contemplaría si se le cae el de ERC”

  • “Sánchez necesitaba la foto para armar su relato, el que quiere hacer llegar a los españoles”

  • “Le urgía salir con Casado y Arrimadas para, a partir de ese momento, lanzar la mercancía de que son ellos, las derechas, las que no quieren saber nada de la gobernabilidad, las que no quieren asumir ninguna responsabilidad”