Diego Méntrida, la deportividad por bandera

Uno de los gestos del año. El del atleta madrileño Diego Méntrida. Corría en el Triatlón de Santander y ocupaba la cuarta plaza.

El británico James Teagle iba delante, pero se equivocó de camino a pocos metros de la meta. Diego se quedó en la tercera plaza, que suponía subir al podio y llevarse un premio de 300 euros. No le importó. Permitió a Teagle volver a la tercera posición.

Su gesto ha dado la vuelta a España. "No esperaba que este gesto tuviera tanta repercusión, pero yo no tuve ninguna duda. Me salió pararme y cederle el puesto. Hablé luego con él y me dio las gracias por mi comportamiento", asegura en El Partido de la Una.