“Se puede ser tremendamente feliz con TDAH”

“Se puede ser tremendamente feliz con TDAH”

Lupe de la Vallina tiene 35 años. Es una fotógrafa de éxito pero durante muchos años ha vivido con angustia porque veía que no hacía bien las cosas pese a su esfuerzo. Al ser madre todo se desbordó. Hace cinco años le diagnosticaron TDAH y las cosas encajaron. Ahora se siente plena y feliz.

Se sienta, lee la pregunta en silencio: ¿Qué consejo darías a unos padres con un hijo hiperactivo recién diagnosticado?

Respira y sin dudarlo afirma: “Que no se preocupen, que se puede ser tremendamente feliz con TDAH. Soy muy feliz con TDAH, tengo un trabajo que me encanta, tengo grandes amigos y que lo único que necesitamos es muchísimo apoyo y muchísima aceptación”

Que no se preocupen, que se puede ser tremendamente feliz con TDAH.

TDAH son las siglas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad. Se trata de un trastorno de carácter neurobiológico originado en la infancia que implica un patrón de déficit de atención, hiperactividad y/o impulsividad.