Casado pide a Sánchez que aplique el 155 en Cataluña si Quim Torra no deja la presidencia

Casado pide a Sánchez que aplique el 155 en Cataluña si Quim Torra no deja la presidencia

El presidente del PP, Pablo Casado, ha instado al presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, a activar la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña si Quim Torra no deja la presidencia de la Generalitat tras ser inhabilitado por la Junta Electoral Central y le ha advertido de que, si no da este paso, podría incurrir en prevaricación.

En el arranque de su intervención en el debate de investidura en el Congreso, Casado ha reclamado al Ejecutivo que lance el requerimiento al Govern que inicia la aplicación del 155 y le ha asegurado el apoyo de los senadores del PP para aprobar las medidas necesarias. Si no lo hace, ha agregado Casado, "podría estar incurriendo en la prevaricación".

Precisamente este sábado, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha comunicado a la Junta Electoral de Barcelona que recurrirá ante el Tribunal Supremo para que, como medida cautelarísima, suspenda la resolución de la Junta Electoral Central (JEC) que ordena retirarle el acta de diputado y ejecutar su inhabilitación.

El dirigente 'popular' ha calificado de "gobierno de pesadilla" la propuesta que Sánchez ha hecho ante el Congreso para ser investido presidente y le ha preguntado al candidato si ha dormido bien, en alusión al comentario que hizo tras las generales de abril de que le quitaría el sueño compartir gabinete con ministros inexpertos de Podemos.

En el inicio de su intervención, el líder del PP ha anunciado que está dispuesto a apoyar al PRC si el PSOE rompe su acuerdo de Gobierno en Cantabria por votar la formación regionalista en contra de la investidura del candidato socialista, Pedro Sánchez.

Ha asegurado que esta es su intención "para dar estabilidad a Cantabria" si finalmente el PSOE cumple su amenaza de romper en esta comunidad con el PRC ante su negativa a apoyar a Sánchez. Casado ha recordado que el PRC fue el "único apoyo" de Sánchez en la investidura fallida de julio y se ha situado como alternativa a los socialistas para garantizar un gobierno en Cantabria.