Las posturas irreconciliables que han sembrado de escollos la exhumación de Franco

Posturas irreconciliables han sembrado el camino de escollos para la exhumación de Franco
Posturas irreconciliables han sembrado el camino de escollos para la exhumación de Franco

La exhumación de los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos ha sido un camino lleno de escollos para el Gobierno. El Ejecutivo de Pedro Sánchez, que esperaba poder realizarla antes del fin de 2018, ha visto cómo su propósito se ha dilatado en el tiempo y tampoco ha podido cumplirse en el primer mes de 2019.

No obstante, no han sido los partidos políticos quienes más pegas han puesto para esta exhumación, ya que ninguno se opuso al Decreto Ley decidido por el Gobierno, aunque criticaron que fuera la fórmula elegida para exhumar los restos del dictador.

Con todo, tampoco todos apoyaron el decreto que marcaba las pautas para la exhumación, en septiembre de 2018, ya que el PP, Ciudadanos y ERC se abstuvieron aunque por diferentes razones.

Así pues, uno de los anuncios estrella que lanzó Pedro Sánchez nada más llegar ya está definitivamente en marcha. Ya antes de que terminara 2018, Sánchez comentó "el procedimiento administrativo está en sus últimos pasos", algo que se ha hecho realidad en este mes de febrero.

Tumba de Francisco Franco en la Basílica del Valle de los Caídos

El Gobierno se ha topado no sólo con la animadversión del PP y Ciudadanos, sino fundamentalmente con la oposición frontal de la familia Franco, dispuesta a impedirlo, y, también ,con la negativa del prior del Valle de los Caídos, que contrasta con un cierto desinterés de la Iglesia.

A punto de que la exhumación se haga realidad, las posturas que mantienen en la actualidad todos los actores afectados por la exhumación no han variado. Y de ellas quizá la más difícil de sortear sea la del prior de la Basílica del Valle de los Caídos. Sánchez no pasa por alto que debe contar con su consentimiento y, si es posible, con el de la familia.

Repasamos uno a uno lo que defienden todos los sectores implicados.

FAMILIA DE FRANCO

La familia de Franco se opone frontalmente a la exhumación. Los siete nietos de Franco dejan claro que no van a poner facilidades para sacar a su abuelo del lugar en el que está enterrado. Y desde la Fundación Francisco Franco se ha mantenido la misma postura.

La familia afirmó que se haría cargo de los restos del dictador y que presentaría las alegaciones oportunas. Los nietos de Franco advirtieron de que agotarían todos los recursos legales a su alcance para impedir el traslado.

MIembros de la familia de Franco

En una entrevista publicada por el diario La Razón, el nieto de Franco Francis Franco aseguró que "por supuesto" que su familia se haría cargo de los restos: "No lo vamos a dejar en manos del Gobierno".

"No lo vamos a dejar en manos del Gobierno"

Dijo que no quería que hubiese "una utilización política” sobre el cadáver de su abuelo. Descartó, por falta de seguridad, la posibilidad de enterrarlo junto a su mujer, Carmen Polo, en el panteón que la familia tiene en la capilla del cementerio de Mingorrubio.

A la exhumación, los Franco contraatacaron con una oferta que el Ejecutivo rechazó. Como alternativa al Valle de los Caídos, exigieron que los restos fueran a una tumba de su propiedad en la catedral de la Almudena de Madrid. Esto suponía instalarla en el centro de la capital.

La catedral de la Almudena / Telemadrid

El Ejecutivo se niega y alega motivos de seguridad para prohibir la inhumación de Franco en La Almudena, basándose en un informe de la Delegación del Gobierno en Madrid, que apunta que no se podrían evitar enfrentamientos en la cripta y la zona se colapsaría con riesgos para el orden público.

La vicepresidenta, Carmen Calvo, fue incluso al Vaticano para pedir la colaboración al secretario de Estado de la Santa Sede, cardenal Pietro Parolin. Éste se avino a buscar una solución pero no llegó tanto como a rechazar la inhumación en la catedral madrileña.

El Real Decreto aprobado en 2018 dio instrucciones para sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos, pero no concreta cómo se determina el lugar alternativo donde deben depositarse. Sí dice que, si no hay acuerdo con la familia, corresponderá al Consejo de Ministros decidir el lugar.

La familia de Franco emprendió acciones legales y advirtieron al Gobierno con demandarle por “profanación de tumbas” si intentaba llevar a cabo la exhumación de forma unilateral.

Los jueces

Sin embargo, el pasado diciembre de 2018 el Tribunal Supremo rechazó paralizar la exhumación de Francisco Franco tras el recurso de la familia del dictador. Seis jueces consideraron que la exhumación de Franco no causa "daño irreparable" a la familia ni supone trato discriminatorio. A la familia le queda un plazo para las alegaciones.

Miembros de la familia de Franco

Los familiares pidieron también al Defensor del Pueblo que impugnara la exhumación del dictador ante el Tribunal Constitucional y advirtieron por burofax al Gobierno a finales de agosto de 2018 de que cometería prevaricación si exhumaba los restos.

La familia expresó en un comunicado su "confianza en los tribunales de justicia y en la legalidad vigente", desde su punto de vista "gravemente vulnerada por el Real Decreto Ley", y "muy especialmente en la Comunidad Benedictina que tiene encomendada la custodia de los restos".

El prior del Valle de los Caídos

Otro de los escollos que le han surgido al Gobierno ha sido la negativa del prior de la Basílica del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, encargado de la custodia de los restos. El prior ha negado al Gobierno el acceso para exhumar a Franco.

El prior argumenta que falta el consenso de la familia Franco y que el asunto está aún pendiente de pleitos judiciales.

Santiago Carrera, prior de la Basílica del Valle de los Caídos

"Es una lástima que algunos prefieran seguir hoy enfrascados en venganzas del pasado y no quieran comprender el sentido de la reconciliación, que solo se puede alcanzar bajo los brazos redentores de la Cruz", sostiene el benedictino Santiago Cantera.

"Es una lástima que algunos prefieran seguir hoy enfrascados en venganzas del pasado"

La negativa la dio el prior el pasado mes de diciembre de 2018, después de que la ministra de Justicia, Dolores Delgado, solicitara la preceptiva autorización para entrar en el templo a las más altas instancias de la Iglesia Católica.

Con anterioridad, Cantera había amenazado al Gobierno con denunciar por profanación de tumbas si entraba en la basílica.

El Ejecutivo respondió que “la posición obstruccionista del prior no impedirá que el proceso siga su curso” y se mostró dispuesto a hablar con los superiores del prior del Valle de los Caídos.

"La posición obstruccionista del prior no impedirá que el proceso siga su curso"

Manifestó además que “esperaba esta actitud por parte de Santiago Cantera, cuyos antecedentes ideológicos son conocidos públicamente”. En su respuesta recuerda que “antes de ingresar en la orden de los benedictinos, el religioso fue candidato a las elecciones generales de 1993 y a los comicios europeos de 1994 por el partido Falange Española Independiente”.

La Iglesia

El Arzobispado de Madrid no ha entrado en polémica con las partes durante todo el proceso y se ha limitado a mantener que la decisión sobre la exhumación de Franco corresponde al Gobierno y a la familia, y no a la Iglesia.

No obstante, la postura del prior de la Basílica del Valle de los Caídos está enfrentada con la del cardenal de Madrid, Carlos Osoro, representante de la Conferencia Episcopal.

El cardenal de Madrid, Carlos Osoro

Osoro es partidario de una solución pactada y discreta para trasladar los restos de Franco, pero carece de autoridad sobre el Valle de los Caídos, que depende de la orden benedictina. Las únicas autoridades religiosas por encima de Cantera son Philippe Dupont, abad francés de la Congregación benedictina de Solesmes, al oeste de París, y el Papa Francisco.

El Partido Popular

Los líderes del PP han criticado durante todo el tiempo las decisiones del Ejecutivo sobre los restos de Franco pero, aunque anunciaron en un principio que no iban a apoyar el decreto de exhumación, finalmente optaron por la abstención y facilitaron la disposición del Gobierno que brinda amparo jurídico a la retirada de los huesos de Franco. Los 'populares' dejaron claro que están de acuerdo con el fondo, pero no con la forma.

Pablo Casado, presidente del Partido Popular

El presidente del PP, Pablo Casado, resumió así su postura: "Yo no gastaría ni un euro en desenterrar a Franco". "Reabrir viejas heridas no conduce a nada. Como nieto de represaliado por el régimen -su abuelo fue encarcelado por "rojo" durante la guerra-, nunca voy a defender ese edificio ni a quien está dentro".

"Yo no gastaría ni un euro en desenterrar a Franco"

Casado critica, no obstante, la "irresponsabilidad" del Gobierno de Pedro Sánchez por "reabrir heridas superadas" en la Transición con su intención de exhumar los restos de Franco solo para "ocultar su incapacidad para gobernar". Defiende así la postura del PP ante la exhumación de Franco: "Todos los partidos somos democráticos, el PP nació en democracia, no nos va a dar nadie lecciones de lo que es la España constitucional", ha aseverado. Por ello critica que se quiera "desenterrar fantasmas del pasado felizmente olvidados".

El PSOE - Gobierno

La exhumación de Franco del Valle de los Caídos ha sido un empeño de Pedro Sánchez desde que asumió la Presidencia del Gobierno. El pasado septiembre el pleno del Congreso respaldó finalmente el decreto ley aprobado por el Gobierno para regular la salida del Valle de los Caídos de los restos de Francisco Franco y poder decidir su nuevo lugar de enterramiento si la familia no lo hace.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

Tras la aprobación del decreto, Sánchez lo calificó de "paso histórico". "Hoy nuestra democracia es mejor", dijo. Sánchez defiende que "tenemos que estar en paz con nuestro pasado. Ninguna democracia puede permitirse monumentos que ensalcen una dictadura".

"Ninguna democracia puede permitirse monumentos que ensalcen una dictadura"

El objetivo del PSOE es, además de exhumar a Franco, cambiar rotundamente el significado del Valle y reubicar a Primo de Rivera, dos deseos que, por ahora, posponen a una hipotética segunda legislatura.

Ciudadanos

Ciudadanos, por su parte, optó por la abstención tras haber dicho que sí. La formación de Albert Rivera votó a favor de exhumar a Franco en la proposición del PSOE. Luego el partido naranja mostró su intención, en un principio, de votar a favor del Decreto de exhumación como ya hicieron en 2017, pero finalmente optó por abstenerse porque no estaba de acuerdo con el uso de la fórmula del decreto-ley.

Albert Rivera, presidente de Ciudadanos

Rivera declaró que no consideraba la exhumación del dictador prioritaria: "Esto no es una prioridad. No son maneras de abordar este asunto. Me importan bastantes más cosas que los huesos de Franco, me importan mucho más la educación de los hijos y a dónde va Europa".

"Me importan bastantes más cosas que los huesos de Franco, me importan mucho más la educación de los hijos y a dónde va Europa"

Además Rivera no considera que el procedimiento vía decreto ley sea el adecuado porque no lo considera una urgencia. Explicó que "no comparto que la exhumación de Franco se haga por decreto ley, no es una urgencia y no lo haríamos así y sin contar con la mayoría parlamentaria". También comentó que "si lo único que vamos a debatir es sobre los huesos de franco, nosotros no vamos apoyarlo".

Además, el líder de Ciudadanos argumenta sobre el debate de reabrir viejas heridas guerracivilistas: "Hay intención de volver a la vieja batalla de rojos y azules" y considera que "Pedro Sánchez ha defraudado a mucha gente y ha roto el consenso entre constitucionalistas".

Podemos

Podemos, la formación de Pablo Iglesias, ha estado desde el principio a favor de la exhumación. "La medida llega cuarenta años tarde, pero sea bienvenida", ha sido el mensaje aireado. La coalición capitaneada por Pablo Iglesias es el principal aliado de Sánchez en lo relacionado con la Memoria Histórica.

Pablod Iglesias, líder de Podemos
"La medida llega cuarenta años tarde, pero sea bienvenida"

El partido morado, sin embargo, aspira a más. Considera el traslado de Franco "un gesto necesario y simbólico", pero no suficiente. "Hay decenas de miles de familias que no han podido encontrar y enterrar a los suyos". Podemos quiere que la aplicación de la ley alumbrada por Zapatero en 2007 se cumpla en su totalidad.

ERC

El grupo de Joan Tardà y Gabriel Rufián está a favor de la exhumación, pero no apoyó el Decreto de Pedro Sánchez.

Joan Tardá, de ERC

Así, a cambio de su apoyo a Sánchez, ERC exige al presidente del Gobierno que anule las sentencias del franquismo, entre ellas la que condenó a muerte a Lluís Companys. De momento, esa negociación se encuentra estancada. Es decir, lo que plantea ERC no es más que una cuestión táctica, ya que está a favor de la exhumación, pero eso le ha llevado a una sustancial contradicción: votar no al Decreto de exhumación.

PNV

El PNV está a favor de sacar los restos de Franco del Valle de los Caídos y dio su voto favorable. Su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, cuyo apoyo fue fundamental en la moción de censura, expresó que "ya era hora" en cuanto conoció el decreto ley de Pedro Sánchez.

Además agradeció a Pedro Sánchez su "valentía". Dijo también que para su formación ha sido un “motivo de alegría”.

Otros grupos

El PDECat, EH Bildu y Compromís apoyan la exhumación de Franco y han secundado al Gobierno en todos los pasos que ha dado para trasladar los restos de su actual emplazamiento en el Valle de los Caídos.