La primera de nuestras presas

La primera de nuestras presas

Un gesto tan habitual como abrir el grifo era impensable en el Madrid de 1858, hasta que el Canal de Isabel II construyó su primera presa: el Pontón de la Oliva. Eso sí, su función no duró mucho. La presa tuvo problemas de filtraciones y dejó de funcionar al poco tiempo.

Sin embargo, el río Lozoya abastece desde entonces a todos los madrileños, y el Pontón de la Oliva permanece como testigo de esa hazaña.

Mejores Momentos

Programas Completos