ARCO llega con polémica sobre Franco y con más obras de mujeres

ARCO llega con polémica sobre Franco y con más obras de mujeres

Comienza ARCO y Franco acapara muchos focos porque una provocadora obra de un artista finlandés ironiza sobre las virtudes del dictador. Pintura, escultura, videoarte, y más mujeres las olvidadas también en el mundo del arte.

La inspiración le vino a este artista finlandés afincado en España de su hijo de 9 años. Llegó un día enfadado porque en clase de historia solo le contaron una parte. Y así, con ironía creó el cuadro ‘Franco no fue tan malo como dicen’, una especie de fake que invita a reflexionar.

Gesto creativo e irónico”

Al respecto, la directora de ArcoMadrid, Maribel López, ha afirmado durante la inauguración de la feria que la obra 'Franco no era tan malo como dicen', del artista finlandés Riiko Sakinen, no es a su entender "polémica", sino que se trata de "un gesto creativo y además irónico".

"Todo está en el ojo del que mira y en esta edición lo que hay es obra muy buena. Las obras tienen que llamar la atención por su calidad", ha señalado López al ser preguntada por la pieza de la galería Forsblom, que tiene un precio de 15.000 euros.

Más obras de mujeres

Así pues política, polémica y reivindicación están en el ADN de arte y este 2020 hay más mujeres y como ejemplo una galería madrileña que exhibe solo obra de artistas femeninas de los 60.

Más allá de las piezas polémicas que animan el ambiente en cada edición, en ARCO 2020 se van a ver obras de artistas consagrados, como Calder o Ai Weiwei, y otras relacionadas con el cubano estadounidense Félix González-Torre, sobre el que gira el tema protagonista de la feria, 'It's just a matter of time'.

Las obras más caras

No obstante, el cuadro "Retrato de Jaqueline" de Picasso, con un precio de 6,5 millones de euros (7 millones de dólares), y que se encuentra ubicado en el espacio de la Galería Edward Tyler Nahem es hasta el momento el precio más elevado de una obra de arte de la feria ARCO 2020.

El cuadro es un óleo pintado en 1957, poco después de que falleciera su mujer Olga, y en el que aparece la que sería su última esposa, Jaqueline Roque.

Por el momento es la pieza más cara conocida en ARCO, aunque le sigue de cerca, una gran escultura de Chillida, de la galería Hauser & Wirth y cuyo precio son 5 millones de euros (5,4 millones de dólares), según señalan fuentes de la galería.