Crónica de una mañana triste en Madrid en estado de alarma

Crónica de una mañana triste en Madrid en estado de alarma

Primer lunes laborable desde que se decretara el estado de alarma por el coronavirus y se obligue a la población a estar en sus casas salvo por casos de necesidad o trabajo. El teletrabajo no vale para todos y muchos han tenido que ir a sus puestos de trabajo. No obstante, las calles de Madrid se han encontrado prácticamente vacías y el confinamiento decretado ha sido respetado por la práctica totalidad de los madrileños, con la mayoría de los comercios cerrados.

Cuatro detenidos y 214 denuncias por incumplir el aislamiento en Madrid

El centro financiero de Madrid, Azca, presentaba también una imagen insólita con la mayoría de los negocios y oficinas cerrados. Allí, salvo algunas excepciones, el trabajo presencial se ha reducido en muchos casos a seguridad, recepción o mantenimiento de edificios.

Por otra parte, esta mañana amanecía sin atascos en las vías de acceso a Madrid, como es habitual, pero sí ha sorprendido que había más vehículos de lo esperado.

En Madrid capital la intensidad del tráfico ha sido menos de la mitad de lo que es habitual, ha bajado un 38,5% en el interior de M-30 y un 57% en la zona exterior.

Almeida, en Telemadrid: “Si no funcionan las medidas que hay ahora, habrá que ir a medidas más restrictivas”

Y en el Metro, la presencia de viajeros se a reducido un 71% respecto al pasado lunes. A diferencia, una incidencia en el Cercanías madrileño ha provocado aglomeraciones de viajeros abarrotados en trenes y andenes en hora punta.

Mejores Momentos

Programas Completos