Casado plantea “un plan de choque” para mitigar los efectos económicos del coronavirus

Casado plantea “un plan de choque” para mitigar los efectos económicos del coronavirus

El líder del PP, Pablo Casado, planteó este lunes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “un plan de choque” con 10 puntos “de urgente necesidad” para paliar los efectos económicos del coronavirus y conservar el empleo. En esta línea, se abrió a negociar toda medida que redunde en el beneficio de los sectores productivos, los trabajadores, las empresas y los autónomos.

Así lo expuso el presidente de los populares en rueda de prensa en la sede del PP, momentos antes de que el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez reclamase que se “sigan al pie de la letra” las “recomendaciones” de los expertos para frenar la expansión del Covid-19 y asegurase que pronto se pondrá “en marcha” un “plan de choque” ante las consecuencias económicas que está generando esta “crisis”.

Sánchez apela a la unidad en la crisis del coronavirus y anuncia un plan de choque económico

Antes de que Sánchez se manifestara en estos términos en el acto de clausura de la Asamblea General de ATA, Casado se había quejado de que el presidente siguiese “sin dar la cara” cuando se refirió a “la grave situación que atraviesa España” por la crisis del coronavirus. El líder del PP quiso mandar un “mensaje de tranquilidad a todos los españoles” y también de “confianza en nuestro excelente sistema público de salud y sus profesionales”, a quienes agradeció la labor que están desempeñando, aunque reconoció que “empezamos a ver ya cierta descoordinación o, dicho de otra forma, nos preocupa que el Gobierno empiece a ir por detrás de los acontecimientos”.

Llegado este punto de la crisis del coronavirus, el líder de la oposición tendió la mano al Gobierno para “apoyarle e intentar impulsarle en las medidas más urgentes e inmediatas que contentan la expansión del virus” en España. En concreto, expuso “un plan de choque” con 10 puntos “de urgente necesidad” para paliar los efectos económicos.

En primer lugar, este plan contemplaría el reducir a la mitad el Impuesto de Sociedades a los sectores afectados, en concreto al turismo, así como suprimir este impuesto temporalmente a la empresa en zona de cuarentena. También sugirió aplazar el cobro del IVA a las empresas afectadas y suprimir las subidas fiscales anunciadas, tanto la financiera, las tecnológicas y las medioambientales. Igualmente, Casado habló de devolver los 2.500 millones de euros adeudados a las comunidades autónomas para reforzar su gestión sanitaria y de educación.

Además, propuso un plan de contingencia sanitaria para reforzar los recursos de las autonomías, aprobar un fondo de garantía para Pymes y autónomos con línea de liquidez específica para que no les supriman el crédito y ampliar a 12 meses más la tarifa plana para autónomos, reduciéndola a los 50 euros iniciales.

En esta línea, pidió cancelar “la contrarreforma laboral” para garantizar la flexibilidad y la competitividad de las empresas y autónomos, además de impulsar el teletrabajo. Consideró que hay que aprobar una partida extraordinaria para financiar las bajas por aislamiento y la reducción de jornada y que también se debe permitir que los trabajadores afectados por un ERE no consuman su tiempo de prestación durante la suspensión del contrato. Se mostró partidario de aplazar el pago de las cotizaciones a la Seguridad Social, rebajar las de empresas afectadas y cancelar toda la subida propuesta en las bases mínimas y el destope de la máxima. A esto unió un paquete legislativo para eliminar trabas burocráticas, potenciar la unidad de mercado y la internacionalización, con refuerzo de personal en puertos y aeropuertos, y un plan de comercio exterior y fomento del turismo.

Este plan de choque, explicó Casado, se aprobaría con un Real Decreto Ley que el PP apoyaría en el Congreso de los Diputados. A este respecto, se mostró dispuesto a negociar las medidas propuestas y otras si redundan en beneficio de los sectores productivos, los trabajadores, las empresas y los autónomos.

Ciudadanos aplaza su Asamblea general

La Comisión Gestora de Ciudadanos decidió este lunes aplazar, sin una nueva fecha prevista, la V Asamblea General que se iba a celebrar el próximo fin de semana en Madrid, en la que los compromisarios iban a ratificar el resultado de las primarias que ganó Inés Arrimadas y decidir el nuevo modelo de partido.

Fuentes de la formación explican que han tomado esta decisión “ante la excepcionalidad de la situación y atendiendo la propuesta elevada por el comité de crisis creado tras el aumento de contagios de coronavirus en las últimas horas en España”. Las medidas también incluyen cancelar, hasta nuevo aviso, todos los actos multitudinarios.

Inés Arrimadas

Por su lado, la líder de Cs, Inés Arrimadas, en declaraciones a los medios en la clausura de un acto de ATA, ha advertido que el aumento de casos empieza a ser motivo de preocupación para mucha gente y por eso ha pedido que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparezca en el Congreso para explicar sus planes y que se reúna con todos los presidentes de los grupos parlamentarios. "Le ofrezco un acuerdo entre todos los partidos para que el Gobierno vea un respaldo si hay que tomar medidas", ha dicho.

Arrimadas, además, se reunirá de manera urgente con los vicepresidentes autonómicos y los consejeros de Sanidad y Economía en las comunidades donde cogobierna -la fecha aún no ha sido fijada- para ver cómo están coordinando las políticas ante la epidemia.

El portavoz del Comité de Acción Política de Vox, Jorge Buxadé, acusó este lunes al Gobierno de crear “una apariencia de transparencia” sobre el coronavirus para esconder que no hay una “asunción de responsabilidad directa” y que “no hay nadie calmando o dando información” sobre el protocolo de contingencia sanitaria o el impacto económico de la epidemia.

Jorge Buxadé |REDACCIÓN

Así lo hizo en la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Comité de Acción Política, donde concretó que, si Vox estuviera en el Gobierno, desde el primer momento habría procedido al cierre de las fronteras a los vuelos procedentes de China y el norte de Italia, por lo que no habría razón para limitar los derechos de los españoles.

No obstante criticó que no se está informando de si se va a disponer de camas hospitalarias suficientes en la UCI ni se está dando “una respuesta a las necesidades de las empresas".