Comercios medio vacíos en pleno centro de Madrid en la imagen más atípica de un sábado

Comercios medio vacíos en pleno centro de Madrid en la imagen más atípica de un sábado

Ambiente atípico de comercios sin clientes en el centro de Madrid en pleno sábado de otoño.

Esa es la frase que explica por qué la gente ha dejado de consumir.

Y esa sensación de incertidumbre une a los que perdieron el trabajo y a los que lo tienen pero no se fían de nada.

“¿Cómo vamos a consumir si no hay dinero, todos nos retraemos en comprar’” se pregunta una de las consultadas.

“Recortamos y procuramos no gastar"

“Recortamos y procuramos no gastar porque no sabemos lo que nos depara el destino” nos dice otra de las madrileñas.

“Por suerte mantengo el trabajo” reconoce una de las encuestadas.

“Hay mucha gente que está en el Erte y los trabajos fallan” lamenta una de las madrileñas consultadas.

Los comerciantes no hablan, quieren llorar. “Es una cosa horrible y no sé donde vamos a llegar, me dan ganas de llorar y no quiero hablar de ello” nos cuenta afligida una de las dependientas de un comercio.

Y en la calle la gente pasea sin bolsas, confía en la suerte y en la música que diga que todo va a salir bien.