Vecinos brindan una comida a los refugiados para reivindicar su derecho a celebrar  la Navidad

Vecinos brindan una comida a los refugiados para reivindicar su derecho a celebrar  la Navidad

A pocas horas de que las familias españolas pongan sus mejores manteles y vajillas para la cena de Nochebuena, un centenar de solicitantes de asilo se han reunido este mediodía para reivindicar su derecho a celebrar estas fechas festivas con un arroz caldoso, aperitivos y un Papá Noel que ha adelantado su agenda.

Vasos y platos de plástico con hummus, guacamole, encurtidos, embutidos o empanadillas chilenas se extienden por las mesas vestidas con navideños manteles de papel, presidida por un árbol de Navidad con decenas de regalos a los pies, en esta "fiesta de pre-Nochebuena" que ha comenzado a la 13:00 y se alargará hasta las 18:00 horas.

La organiza la misma red de vecinos que desde hace meses se ha coordinado para asistir a los solicitantes de asilo que acuden a las puertas de Samur Social, aunque esta vez han trasladado el centro de operaciones de la Carrera de San Francisco a la plaza de Peñuelas, donde se les ha cedido un local para invitar a un centenar de niños y adultos que no pueden pasar las fiestas en sus países de origen.

Una de esas vecinas es Carol, que llega con sombreros de Papá Noel y explica que con esta comida se pretende que los solicitantes de asilo "tengan el derecho a celebrar un día tan especial como es la Navidad".

Para ello, tras los aperitivos, se servirá un arroz caldoso que un restaurante se ha ofrecido a preparar previamente, se amenizará la sobremesa con música y a partir de las 16:00 los renos de Papá Noel llegarán a la plaza de Peñuelas para ir repartiendo regalos que se mantienen bajo el máximo secreto.

"Estas personas tendrían que estar protegidas tanto por el gobierno local como estatal y están totalmente desprotegidas. Lo único que estamos haciendo es unirnos entre todos de una manera muy orgánica para darles soporte en todo lo que podemos", apostilla la voluntaria.