Vuelta al trabajo presencial con mascarillas y con polémica sobre si puede suponer un repunte del coronavirus

Vuelta al trabajo presencial con mascarillas y con polémica sobre si puede suponer un repunte del coronavirus

La vuelta al trabajo parcial de este lunes llega con la polémica de si esto puede suponer un repunte en el número de contagiados por el coronavirus. La industria y la construcción retoman la actividad, son trabajos no esenciales donde el teletrabajo es inviable

Los trabajadores han de mantener dos metros de distancia, no compartir herramientas e incluso someterse a controles de temperatura y no se permiten reformas en edificios habitados.

Para quienes no puedan teletrabajar

Vuelta al trabajo, pero ¿para quién? En primer lugar para los empleados que no puedan teletrabajar de empresas o fábricas de sectores no esenciales. Se trata, principalmente, del sector industrial, oficinas como los bufetes de abogados y la construcción.

En este último sector, no obstante, el Gobierno prohíbe las obras en edificios donde haya personas ajenas a la obra (excepto averías y urgencias) que puedan interferir en el trabajo de los obreros o compartir zonas comunes durante la ejecución de su trabajo.

Todos estos servicios no esenciales se unen a los puestos considerados esenciales y que nunca pararon, es decir, aquellos que abastecen o prestan servicios de carácter sanitario, alimentario u otros considerados de primera necesidad, como prensa y papelería, combustible para la automoción, estancos, comercio por Internet y telecomunicaciones, entre otros.

Actividades cerradas

El cese de la actividad laboral continúa sobre todos aquellos empleos de servicios cara al público o no esenciales. Esto es, bares y restaurantes (excepto comida a domicilio), hoteles, establecimientos de ocio, equipamientos culturales o centros deportivos.

Los comercios, a excepción de aquellos de alimentación o productos de primera necesidad, también continuarán con la persiana bajada. Las aulas seguirán vacías en los centros educativos de todos los niveles.

Los empleados domésticos tampoco pueden trabajar, a no ser que tengan que cuidar de ancianos, menores o personas con discapacidad.

Obras en marcha

La construcción vuelve hoy a trabajar, y es el sonido y la imagen del día. Empresas en marcha y empleados de vuelta, como en Villaverde donde algunos expresan que están contentos de volver a trabajar “muy contentos”. Y otros aseguran que no tienen miedo: “Tengo más miedo no pagar las facturas que tengo que pagar…”

Todos van con mascarillas y guardan la distancia de seguridad. “Hemos repartido la entrada escalonada, 6:30, 7 y 7:30 para que no se acumule el personal”, dicen los responsables.

Seguridad de los empleados

Son 300.000 los trabajadores que pueden incorporarse hoy en Madrid, 4 millones en España. Pero en este primer día ya hay quien admite carencias. “Ha sido imposible encontrar mascarillas, las hemos tenido que fabricar nosotros mismos con proveedores de tapicería”, denuncian los empresarios. Aseguran que no se están facilitando los equipos de protección y no hay la suficiente seguridad.

Si es así los sindicatos recuerdan que se puede acudir a ellos o a inspección de trabajo para denunciar estos hechos.

Por su parte, la CGT ha convocado una huelga en Airbus, para dar cobertura legal a aquellos trabajadores que no quieran acudir al trabajo por temor al contagio. La Comunidad de Madrid ha editado una guía con los pasos a seguir en esta vuelta al trabajo.