Una mujer apuñalada por su expareja en Majadahonda salvó la vida gracias a un policía municipal

Una mujer apuñalada por su expareja en Majadahonda salvó la vida gracias a un policía municipal

Intentó matar a su expareja delante de la hija de ambos. La mujer recibió varias puñaladas y fuertes golpes, pero pudo salvar la vida gracias a la intervención de un policía municipal de Madrid que se encontraba fuera de servicio. Este jueves ha comenzado el juicio en la Audiencia Provincial.

Se dio la casualidad de que un agente de la Policía Municipal de Madrid observó desde su casa cómo un hombre apuñalaba a su pareja y decidió bajar rápidamente. Logró reducir al acusado y le detuvo. Vio cómo había una niña en la calle y le comentaron que había otra en la casa. Ambas eran hijas de la víctima.

Fuera de servicio

Manuel, que así se llama el policía, estuvo a punto, incluso, de saltar por la ventana para impedirlo. Relata que el sonido de cristales rotos le despierta en plena noche y al asomarse ve cómo un hombre está tratando de matar a una mujer.

Este policía municipal estaba fuera de servicio, pero no se lo piensa dos veces. Rápidamente, baja de su casa, en Majadahonda, y con la ayuda de dos jóvenes, que se encontraban en un bar de enfrente, logra apartarle de la víctima.Ninguno de los tres héroes quiere reconocimientos ni protagonismo alguno.

'Llegó tu día"

La Fiscalía pide 16 años de prisión para el acusado, que ha dicho en sala "haberse portado como un animal". Ha alegado que estaba bebido y que no recuerda claramente qué pasó. Pero sí que la apuñaló.

A su expareja, en cambio, no se le ha olvidado cómo le dijo: ha llegado tu hora. La otra víctima es la hija de ambos de 8 años. Aquel fatídico 3 de octubre de 2017, lo vio todo.

Esta víctima de violencia de género ha relatado en el juicio que su agresor le advirtió de que su hija vería "todo" si no salía de la habitación, narrando que cuando trató de huir a la carrera éste la abordó en las escaleras de la vivienda y la atacó. "Llegó tu día", sentenció el acusado poco antes de las puñaladas.

"Sentí el cuchillo por la espalda. Me agarró la cabeza golpeándome con el bordillo. Me gritaba: 'maldita desgraciada vas a morir'", ha narrado entre sollozos la mujer ante la Sección 27 de la Audiencia de Madrid, que juzga a V.E. Sossa por un delito de intento de asesinato.