Los detenidos por los desórdenes del 'Rodea al Congreso' de 2013 se sientan en el banquillo

Los detenidos por los desórdenes del 'Rodea al Congreso' de 2013 se sientan en el banquillo

Una docena de manifestantes detenidos en la convocatoria del 'Rodea al Congreso' de diciembre de 2013 se han sentado este miércoles en el banquillo de los acusados por delitos de desórdenes públicos y resistencia. Nueve de ellos afrontan una pena de dos años de prisión por desórdenes públicos y otros cuatro por atentado a la autoridad en concurso ideal con tres delitos de lesiones. Para otros tres jóvenes piden dos años de cárcel por desórdenes públicos y otro por un delito de resistencia.

En el escrito de acusación del fiscal se señala que los encausados participaban en una concentración no autorizada bajo el lema 'Rodea el Congreso', que se desarrolló por el calles del centro de Madrid desde Neptuno hasta Sol, "donde se inició un lanzamiento de petardos y botellas".

Se acusa a una de las procesadas de dar una patada a un agente, a otros dos de patear un coche de la Policía Municipal. Cuando los agentes de la Policía Nacional fueron en su auxilio, otros de los luego detenidos "les arrojaron botellas de vídrio y piedras para evitar la intervención". 14 agentes resultaron heridos de diversa consideración.

Por su parte, los encausados han pedido su absolución.

Uno de los doce jóvenes ha admitido haber lanzado "envases de papel" a la Policía, mientras que otro de ellos se ha retractado de su reconocimiento en instrucción aseverando que ese día estaba en la zona porque iba al Museo del Prado.

En el juicio, once de los acusados han negado los delitos que se le imputan, indicando que "ni siquiera vieron los disturbios, ni el contenedor ni el coche de la policía" que, supuestamente, habrían pateado. Asimismo, han reprochado que los agentes de la Policía Nacional les detuvieron sin saber por qué y sin haber visto apenas nada de los altercados que se produjeron en los alrededores.

A su llegada a esta sede judicial, el abogado Erlantz Ibarrondo, que defiende a varios de los acusados, ha cuestionado las identificaciones realizadas por los agentes con motivo de la convocatoria de protesta contra la Ley Mordaza. "Las identificaciones no se corresponden a los vídeos aportados, que han sido cogidos de Internet u habrá que ver la cadena de custodia. Ahora veremos en el juicio si se esclarecen estas cuestiones", ha reseñado.