El 75% del dinero destinado a pensiones no tendrá cobertura financiera en 2050

El 75% del dinero destinado a pensiones no tendrá cobertura financiera en 2050

El Instituto de Actuarios Españoles (IAE) estima que en 2050 el índice de solvencia del sistema público de pensiones, el que mide su capacidad para hacer frente a sus obligaciones de pago, podría quedar reducido al 24,6% si no se acometen reformas.

Así se refleja en el Informe sobre la Seguridad Social Española presentado este miércoles en el que señala que el 75% de los compromisos del sistema público de pensiones podrían quedar sin cubrir.

Para el Instituto de Actuarios Españoles, las conclusiones “no han de tomarse como fatales porque hay diferentes medidas y reformas que se podrían adoptar gradualmente”, pero advierte que “no son muy optimistas en el caso de que no se afronten”.

Por otro lado, critican que, a diferencia de países como Estados Unidos, Japón, Canadá o Suecia, “la Seguridad Social española no publica ningún indicador actuarial del sistema de pensiones”, por lo que reclama “estructurar un modelo en el que la equidad actuarial tenga un mayor peso, ya que con ella se podría garantizar la coherencia entre el total de lo que aporta cada individuo al sistema de pensiones durante su vida laboral y lo que recibe del mismo tras acceder a la jubilación”.

Para el Instituto de Actuarios Españoles, “la creación de una figura pública en el sistema español de Seguridad Social que actúe como fuente independiente, rigurosa y capaz para garantizar la coherencia actuarial y financiera de las pensiones es otra de las medidas que el Instituto considera prioritarias”.

“La gran asignatura pendiente del modelo español está en la parte actuarial"

“Este perfil sería un agente clave para proponer reformas, mejoras y modificaciones del sistema de pensiones que garanticen la viabilidad del modelo y eviten la actual situación, con ciudadanos cada vez menos incentivados por cotizar”, añade. En este sentido, el presidente del IAE, Gregorio Gil de Rozas, “la gran asignatura pendiente del modelo español está en la parte actuarial; por ejemplo, la figura del ‘actuario jefe’ presente en la Administración pública de muchos países, aquí no existe”.

Además, Gil de Rozas, destacó que “es fundamental que el sistema de pensiones contributivo de reparto tenga niveles aceptables de equivalencia actuarial, y que un ente experto e independiente vele por ello, porque ese es el primer peldaño para avanzar hacia su sostenibilidad”. “Nuestras pensiones tienen varios problemas porque no son ni actuarialmente coherentes ni financieramente sostenibles; el sistema ingresa menos de lo que gasta a corto, medio y largo plazo. Sin cambios y reformas, la situación empeorará”, agregó.

“Las pensiones españolas son muy generosas lo cual, paradójicamente, es un problema”

Por su parte, Enrique Devesa, profesor titular de Economía Financiera y Actuarial y miembro del IAE señaló que “las pensiones españolas son muy generosas lo cual, paradójicamente, es un problema”. “En el corto plazo, el modelo no solo no se ha ajustado, sino que tiende a blindarse. Sin embargo, con la reforma de 2011, que mitiga, pero no resuelve sus lagunas, el sistema de pensiones tiene ya pactado el recorte de su generosidad, precisamente por los imperativos que presentan sus necesidades de sostenibilidad, que puede llegar a ser preocupante si las pensiones se revalorizan con el IPC abandonando el IRP”, afirmó.

Los actuarios argumentan que cada euro de pensión de jubilación tiene un coste de 1,28 euros, "lo que ataca a la línea de flotación de la sostenibilidad financiera del sistema". Esta cifra seguirá en aumento si la revalorización de las pensiones no se liga, al menos durante unos años, al límite mínimo del 0,25% fijado en el Indice de Revalorización de las Pensiones (IRP). Este índice lleva sin aplicarse unos años porque las pensiones se han subido en función de la inflación. En este sentido, el IAE advierte de que revalorizar las pensiones con el IPC generará un déficit contributivo permanente del 4,19% del PIB en 2040 y del 4,87% del PIB en 2050.

Asimismo, el informe apunta a que “es posible que las pensiones evolucionen al alza en términos nominales, pero proporcionarán al jubilado una menor capacidad adquisitiva en el futuro”, por lo que “es necesario avanzar hacia la construcción de un sistema transparente, que muestre y diagnostique su estructura, sus contradicciones internas y su sostenibilidad financiera y actuarial”.

“Es necesario avanzar hacia la construcción de un sistema transparente, que muestre y diagnostique su estructura, sus contradicciones internas y su sostenibilidad financiera y actuarial”

Por ultimo, el presidente de la Asociación Actuarial Europea (AAE), Falco Valkenburg, declaró que “la Asociación Actuarial Europea destaca la conveniencia del asesoramiento técnico independiente que la profesión actuarial en España podría proporcionar a la hora de evaluar la sostenibilidad a largo plazo de los sistemas de pensiones”. “Abordar el análisis y la reforma a través de un enfoque integral es fundamental para una adecuada toma de decisiones sobre los modelos de pensiones”, concluyó.

Mejores Momentos

Programas Completos