Una hija de la acusada del crimen del guardia urbano habría visto a su madre cubierta de sangre

Una hija de la acusada del crimen del guardia urbano habría visto a su madre cubierta de sangre

El juicio contra Rosa Peral y Albert López, los dos guardias urbanos de Barcelona acusados de matar a un compañero en un triángulo amoroso, prosigue en la Audiencia de Barcelona con la declaración de varios testigos.

En la segunda jornada ha declarado el ex esposo de la procesada, declaración que se considera clave en el juicio de este triángulo amoroso según los expertos.

Querían implicar al exmarido

Los dos acusados le intentaron implicar en el crimen, pero el ha dicho que nunca sospechó que quisieran implicarle. El exmarido de Rosa ha dicho de ella que es agradable y extrovertida, pero que siempre quería salirse con la suya.

Cubierta de sangre

En esta sesión declara también la actual pareja del exmarido, cuya declaración se considera fundamental porque una de las hijas de la procesada le explicó que vio a su madre cubierta de sangre.

El fiscal afirmó ayer lunes, en la primera jornada del juicio que "desgraciadamente, el mal gratuito existe", y dijo que ve este triángulo amoroso como una "red de mentiras, manipulaciones y toxicidad".

Rosa y Albert están acusados como coautores de un delito de asesinato con alevosía, y para los que el ministerio fiscal pide penas de prisión de 25 y 24 años respectivamente.

Plan criminal

Los hechos enjuciados se remontan al 2 de mayo de 2017 cuando, según el escrito de la Fiscalía, los dos acusados ejecutaron un "plan criminal preconcebido" para acabar de "forma violenta" con la vida de la pareja sentimental de la mujer, Pedro Rodríguez, en el domicilio que ambos compartían en Vilanova i la Geltrú (Barcelona).

Posteriormente, entre la madruga del 2 al 3 de mayo, los encausados introdujeron el cuerpo sin vida de la víctima en el maletero de su coche, y se dirigieron a una pista forestal en el área del pantano de Foix, donde prendieron fuego al vehículo que quedó prácticamente carbonizado por la acción de las llamas.

Durante el trayecto en coche hacia este pantano, los dos acusados pasaron por las inmediaciones de la casa del exmarido de la guardia urbano encausada para intentar incriminarle.