Los italianos responden con resignación al primer día sin clase por el coronavirus

Los italianos responden con resignación al primer día sin clase por el coronavirus

Primer día sin clase en toda Italia tras el cierre de colegios y universidades decretado por el gobierno. Una medida que los italianos están llevando con resignación.

Las medidas para controlar la expansión del coronavirus han hecho que la actividad en Italia se haya detenido: calles vacías, cafeterías sin clientes, o colegios y universidades cerradas. Los niños no han ido este jueves al colegio, lo que ha provocado enormes complicaciones a los padres.

Cierran las iglesias

Y han cerrado también las iglesias. Los obispos italianos ordenan cancelar las misas en el norte. Última restricción en un país que es el más afectado de Europa y donde el número de muertos escala hasta los 107, y los infectados superan los 3.000 pero el primer ministro da ánimos asegurando que saldrán juntos de esta emergencia.

En el resto del mundo las cifras también crecen, con cerca de 95.800 contagiados y rozando los 3.300 muertos, más del 90% en China.

Puerta de entrada del virus

Sin embargo, en China han logrado contener la expansión y las investigaciones avanzan, han descubierto la puerta de entrada del coronavirus a las células humanas, lo que podría servir para desarrollar anticuerpos, pero la muerte de un paciente en Wuhan al que se daba por curado, plantea la posibilidad de que el virus esté mutando para sobrevivir.

Medidas y cuarentena

Las medidas de prevención se extienden como el virus. En Nueva York, 1000 personas están en cuarentena, todas relacionadas con un abogado que dio positivo, incluso han cerrado el colegio y la universidad donde estudian sus hijos. Mientras el presidente Donald Trump parece no tomarse muy enserio la enfermedad, y lo que más echa de menos es tocarse la cara.

Pero otros países están más concienciados, como Corea del Sur, donde son habituales las patrullas de desinfección y como en Tailandia rocían incluso los envíos postales antes de ser repartidos.