El mundo entero se pone la mascarilla

El mundo entero se pone la mascarilla

El mundo entero se pone al fin la mascarilla, y lo hace convencido de que es un escudo imprescindible contra el coronavirus.

Reino Unido ha sido el último país en unirse al uso obligatorio de la mascarilla, un elemento que hasta hace unos meses eran casi exclusivo de quirófanos y centros sanitarios y que ahora se ha convertido en imprescindible para todos. Eso sí, cada país legisla su uso de forma diferente y cada cultura, su especial forma de llevarla.

En todos los rincones del planeta

En mercados, calles estrechas, comercios de todo tipo... El mundo entero ha tenido que aprender a convivir con ellas, con las mascarillas, y lo ha hecho en tiempo récord. Ahora, salir de casa sin este elemento se nos hace 'raro'. Pero no solo a nosotros, sino en cualquier rincón del mundo, desde el Coliseo hasta el Malecón. Aunque existen más o menos excepciones.

En África, por ejemplo, el calor hace más difícil su uso debido al extremo calor y además resulta un artículo de lujo para los más pobres.

En Lima, además de la mascarilla, es obligatoria la pantalla, y en países en donde es común compartir transporte, como en Nigeria o en Bolivia, ponerse la mascarilla es esencial para evitar la propagación del virus.

¿Debemos desinfectar la mascarilla?
¿Debemos desinfectar la mascarilla?
¿Debemos desinfectar la mascarilla?

¿Debemos desinfectar la mascarilla?

En todos los lugares también se usa de forma incorrecta. Llevar la mascarilla a la altura del cuello o en el codo o la muñeca, es algo universal. E incluso sigue habiendo muchas personas que creen que su uso es totalmente prescindible, y que no protege contra el virus.

Pero incluso ellos, los más excépticos, deben rendirse a ella, ya que su uso es obligatorio. Se trata de una prenda más, que ya se customiza de mil maneras diferentes. Lo importante no es lo llamativa o colorida que sea, sino el buen uso que se haga de ella.

Mejores Momentos

Programas Completos