Algunos pacientes de Covid-19 generan anticuerpos que atacan a sus propias defensas

Algunos pacientes de Covid-19 generan anticuerpos que atacan a sus propias defensas

La Genética tiene que ver y mucho en los pacientes de Covid-19. Dos estudios internacionales, en los que ha participado el hospital del Valle de Hebrón y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han llegado a esa conclusión. En el 15% de los casos el agravamiento de la enfermedad se produce por un defecto genético de los enfermos.

Problemas en el sistema inmunitario

Dos estudios Internacionales han encontrado lo que podría ser clave a la hora de entender la evolución de la enfermedad Covid-19 en los diferentes pacientes. Lo que explicaría por qué unos pacientes presentan síntomas más graves y otros apenas se enteran de la enfermedad. La razón, según estos estudios, tiene que ver con estos dos factores:

  • El sistema inmunológico
  • Una mutación genética

Un 3,5% de enfermos de Covid-19 en su estado grave, sin ningún otro tipo de enfermedad, presentan defectos genéticos en su sistema inmune. Esto quiere decir que el sistema inmunológico de estas personas no es capaz de generar anticuerpos capaces de luchar contra el virus. Sus defensas no son capaces de defenderlos frente al virus. Y esto a su vez está relacionado con un grupo de 17 proteínas indispensables en la protección de las células frente al ataque de los virus.

Las personas que presentan este defecto en el sistema inmune producen menos cantidad de proteínas específicas y esenciales para luchar contra el coronavirus. Sus células tienen menos capacidad de avisar de la presencia del virus.

Algunos pacientes de Covid-19 generan anticuerpos que atacan a sus propias defensas

Además, se ha detectado que algunos pacientes llegan a producir anticuerpos que atacan a sus propias defensas. Hay un 10% de pacientes con Covid-19, sobre todo en el caso de hombres mayores, que tienen anticuerpos propios que inhiben la respuesta inmunitaria y por tanto les predisponen a ser paciente graves de esta enfermedades.

Estos estudios abren la puerta a la medicina del futuro, una medicina que pasa por ser personalizada, con tratamientos individualizados para cada paciente dependiendo de sus características.