Cámaras termográficas para controlar los incendios provocados por rayos

Cámaras termográficas para controlar los incendios provocados por rayos

Las tormentas son una de las causas más frecuentes de incendio, aunque suene extraño, porque los impactos de los rayos sobre los árboles pueden provocar lo que se conoce como ‘incendio latente’, que se originan hasta 24 horas después del impacto.

Los rayos inciden sobre la vegetación y generan una combustión interna que no precisa ni de llamas ni de humo y que son difíciles de detectar. Para ello se usan cámaras termográficas para medir la temperatura de esta vegetación.

Se alcanzan temperaturas de hasta 30.000 grados

Se realiza de este modo porque el impacto de un rayo sobre un árbol puede producir temperaturas de hasta 30.000 grados. Con estos dispositivos se tratan de localizar los rayos que caen sobre el bosque.

Una plataforma meteorológica muestra dónde caen los rayos y esas son las zonas a revisar. Esta cámara termográfica se suele situar en los helicópteros de los bomberos de la Comunidad de Madrid.