Más de 57.000 leoneses piden oportunidades para una provincia "muerta"

Más de 57.000 leoneses piden oportunidades para una provincia "muerta"

Más de 57.000 personas, según fuentes policiales, que la organización ha elevado a 80.000, se han manifestado este domingo por las calles de las principales ciudades de León con el objetivo de exigir oportunidades para una provincia que los sindicatos UGT y CC. OO. consideran "muerta" y "en caída libre" tras el cierre de la minería y el retroceso del sector industrial.

La movilización, convocada por UGT y CC. OO., ha contado con la presencia en León de los secretarios federales de ambos sindicatos, Pepe Álvarez y Unai Sordo, respectivamente, así como representantes de todos los partidos políticos, agentes socioeconómicos e instituciones junto a la ciudadanía, que ha dado una respuesta multitudinaria.

La protesta ciudadana ha tenido lugar apenas dos semanas antes de que se constituya la Mesa por el Futuro de León, a la que se han sumado todas las administraciones con el compromiso de que, en la medida de sus competencias, se habiliten partidas presupuestarias extraordinarias que permitan revertir la situación de la provincia.

En la cabecera de la manifestación una pancarta con el lema "Es el momento de León. Soluciones ya", con la que se ha querido reclamar soluciones a la difícil situación económica y de despoblación que sufre la provincia, agravada por el fin de la minería.

Sordo (CC. OO.) ha afirmado que la reivindicación de la sociedad leonesa es "legítima y necesaria, ya que tiene que ver con su voluntad de poder vivir y trabajar en su territorio, en una España que es el cuarto país de la zona euro, pero en el que se están produciendo muchas desigualdades desde hace demasiado tiempo".

Por su parte, Álvarez (UGT) ha destacado que "es el gran momento para buscar unas soluciones para León que tienen que venir del conjunto del Estado y de la Comunidad de Castilla y León".

"La provincia durante mucho tiempo ha sido el motor del desarrollo de España a través del carbón y ahora que no es necesario no se puede mirar hacia otro lado y dejar comarcas enteras abandonadas", ha advertido el líder de la UGT.