El último kiosko de horchata y agua de cebada de Madrid

El último kiosko de horchata y agua de cebada de Madrid

Ganó fama como la bebida más refrescante de Madrid. Y se extendió como la espuma.

Ahora, el negocio de la horchata desaparece. Sólo queda un kiosko en la calle Narváez número 8.

Miguel y José venden horchata y agua de cebada desde hace 76 años.

"Antes llegaron a abrir unos 200 kioskos como el nuestro, pero ahora solo quedamos nosotros" aseguran.

Sus bisabuelos Francisco y Francisca iniciaron el negocio en 1910.

Visitamos el último ‘aguaducho’ de Madrid

"Le conozco desde que nació"

"Somos habituales y venimos desde que éramos pequeños" nos cuenta un cliente.

"Le conozco desde que nació" reconoce otra clienta.

"Llevo muchos años y siempre que venimos por la zona nos acercamos" confiesa otro de los que se acercan a por una deliciosa horchata madrileña.

Descubrimos los secretos de una buena horchata

Sus clientes son fieles porque llevan toda la vida refrescándose en este kiosko. Los primeros kioskos se instalaron en Madrid en 1710.