Entrevista a Pedro López, gerente de Cercanías Madrid, sobre los grafitis en los trenes | Telemadrid – Radio Televisión Madrid

Entrevista a Pedro López, gerente de Cercanías Madrid, sobre los grafitis en los trenes

Descarga el fichero

En los últimos años, los grafitis en los trenes no solo no ha mermado, sino que los detenidos se cuentan por decenas, incluyendo en ocasiones actos de vandalismo como tirar del freno de emergencia y aprovechar el bloqueo del tren para que bandas organizadas decoren el exterior del coche con los viajeros dentro.

Los trenes más afectados suelen ser los de Cercanías y otros de proximidad (media fistancia, regionales, etcétera), aunque también se dan casos en el metro, especialmente en Madrid. Y Renfe o la autoridad competente tienen, lógicamente, que limpiar las ilustraciones.

CUESTAN TRES MILLONES DE EUROS

Los grafitis cuestan 3 millones de euros al año al erario público, El año pasado, más de 200 servicios de Cercanías de Madrid sufrieron la técnica por la cual detienen el tren en plena marcha, accionando el aparato de alarma, para poder grafitearlo. En esos trenes viajaban más de 200.000 viajeros, que tuvieron que soportar la detención del tren, que queda desactivado en plena marcha y que es necesario resetear para ponerlo de nuevo en circulación, un trabajo que se prolonga por varios minutos.

* En el año 2017 se registraron en Cercanías Madrid un total de 770 grafitis en trenes, lo que supone una media de 2,1 acciones al día. Los daños patrimoniales (en gastos en limpieza, agua, disolventes, pintura, traslados a talleres, movilización de personal de Adif…) por grafitis ascendieron el año pasado a casi 3 millones de euros. Estos daños son soportados por el erario público, que se ve en la necesidad de aumentar las aportaciones a Renfe para su reparación.

Los grafiteros se están volviendo cada vez más agresivos, en ocasiones apedrean y lesionan a los vigilantes de seguridad, policías o empleados de Renfe-Operadora que los sorprenden. "Dependiendo del tamaño del grafiti un tren puede tardar en salir del taller entre 8 horas, si la acción es mínima, o hasta 7 días si es de mayor calado, al afectar a la pintura y a la chapa del tren".