El turrón, optimista de seguir siendo el "rey de la Navidad" en Madrid pese al coronavirus

Los clásicos turrones blandos (Jijona)  y duros (Alicante) siguen siendo lo más demandados
Los clásicos turrones blandos (Jijona) y duros (Alicante) siguen siendo lo más demandados |TELEMADRID

¿Quién no aspira a tomarse un buen trozo de turrón, blando o duro, en las fiestas navideñas? Si la Covid no nos amarga los dulces, es la ocasión y el momento apropiado, sin duda, pero las Navidades de este año 2020 se presentan extrañas y complicadas, también en el consumo de los tradicionales dulces, por culpa de la pandemia del coronavirus.

¿Qué restricciones habrá en Navidad? ¿Vamos a poder reunir a la familia en torno a una mesa navideña? ¿Podremos reunirnos con los amigos o compañeros de trabajo en las famosas y ya tradicionales comidas de estas fechas? ¿Seremos para entonces uno más en las estadísticas de contagios que no paran de crecer? Todo eso está en el aire como lo está también el presupuesto de la cesta de la compra con vistas a esta festividad debido a la crisis económica que ha traído el mencionado coronavirus.

No obstante, hay que mantener el optimismo y eso es lo que están haciendo en el sector del turrón y de los dulces, donde ya están preparados para afrontar una campaña que, aunque prevén incierta, según señalan a Telemadrid.es, esperan que al final se dé al menos tan bien como la del año pasado y que en las casas el turrón o dulces como los mazapanes o polvorones vuelvan a ser los protagonistas.

El turrón siempre en los hogares de Madrid

Y hablamos de un considerable protagonismo sobre todo en los hogares madrileños donde, según los últimos datos de la Asociación de Empresarios Artesanos de Pastelería de Madrid (Asempas), se consumen 700.000 kilogramos de turrón. Es decir, que justo el turrón es el dulce más demandado en Madrid de cara a la Navidad.

¿Lo será también en estas Navidades, justo las fiestas más sociales y familiares, marcadas ahora por las restricciones de la pandemia?

Rubén Moreno, secretario general de la Asociación Española del Dulce, espera que sí, “pero las posibilidades que tengamos de relacionarnos en estas fiestas influirán de manera notable en el consumo de este tipo de productos, tan vinculados en la mayoría de las ocasiones a los encuentros de familiares y amigos”, señala a Telemadrid.es.

Se vendieron 24.000 toneladas en 2019

“Este año es especialmente difícil predecir cómo será el desempeño del sector en la campaña navideña –subraya-. Es casi seguro que los encuentros con compañeros de trabajo como las comidas y cenas de empresa se reducirán mucho y perderemos ocasiones de consumo. Habrá que ver si el previsible mayor tiempo que pasaremos en casa nos anima a comprar más estos productos o, por el contrario, el efecto reunión con familiares y amigos tiene todavía mucho peso a la hora de consumirlos”.

Rubén Moreno, secretario genral de la Asociación Española del Dulce |TELEMADRID

Moreno destaca que pese a la dificultad de predecir cómo irá la campaña navideña este año “el enfoque que se ha adoptado en general es el de dar una línea continuista a la producción. En este sentido, nos pueden servir de referencia las, 24.000 toneladas que se vendieron en la Navidad de 2019 para que, en caso de que sea posible reunirnos, ninguna familia eche en falta los productos más típicos en estas fechas”.

Que el consumidor responda en un año difícil

No obstante asegura Moreno que “esperamos la Navidad con optimismo”. “Este año, más que nunca, esperamos que el consumidor responda positivamente y apueste por la calidad, la innovación y la diversificación de productos que proponen nuestras compañías, que este ejercicio se han esforzado todavía más si cabe, a pesar de las dificultades y la incertidumbre, Hablamos de una industria que, a pesar de la coyuntura actual, continúa creando más de 2.000 puestos de trabajo directo”.

Unos clientes eligen entre la variedad de turrones de Torrons Vicens |TELEMADRID

Confirma el secretario general de la Asociación Española del Dulce que en Madrid “lógicamente el componente demográfico hace que sea una de las comunidades con mayor consumo de España, aunque está muy repartido por toda la geografía nacional”.

Y es que “se trata de un dulce muy nuestro que, aunque en muchos casos es innovador, representa la tradición, la calidad, la familia, la unión, la celebración, y eso es algo que nos caracteriza en general a los consumidores españoles”.

El rey de los dulces de Navidad

Pues sí, resulta que, como apunta Rubén Moreno, “el turrón sigue siendo, año tras año, el rey indiscutible en los hogares españoles”, y resulta también que Madrid es literalmente el paraíso de los turrones, cifras en mano y con datos a pie de calle, ya que los madrileños disponen de una amplia oferta tanto en puntos de venta como en las variedades que llegan a los escaparates.

En la Comunidad de Madrid hay más de 600 pastelerías artesanas y las tiendas donde venden dulces navideños, y especialmente el turrón, van poco a poco aumentando, porque, aunque cueste creerlo, el madrileño se está revelando como especialmente goloso o, al menos, prolífico comprador de dulces.

Turrones variados de la pastelería la Mallorquina |TELEMADRID

En los obradores madrileños las previsiones son aún inciertas, pero se espera vender en esta ocasión “al menos lo mismo que las Navidades pasadas”, según dicen a Telemadrid.es. Eso significaría, en un cálculo aproximado, que las ventas se situarían en 1.250.000 kilos de dulces esta Navidad.

Pequeña guía de las ‘Casas de turrones’

Puede que aumenten las ventas o no, pero lo que sí aumentan son las ofertas como en el caso, por ejemplo, de Torrons Vicens, que ya tenía varias tiendas en Madrid (Calle Mayor y Gran Vía), ha añadido una más, la más grande, inaugurada en el Paseo del Prado, la número 46 de toda España. Pero es que, además, esta tienda es la más grande del mundo en su campo con 650 metros cuadrados de superficie.

La tienda de Torrons Vicens en el Paseo del Prado |TELEMADRID

Torrons Vicens es una de las principales empresas del sector en España con unas ventas próximas a los 40 millones de euros, según indican. La firma artesana y familiar de Agramunt (Lleida) que elabora turrones desde 1775, ha creado todo un paraíso de los turrones con infinitas variedades: Turrón de curry y fresas, miel y limón, de kikos, además de yema tostada con naranja o el de mazapán con praliné.

Pero esta no es la única opción para quien se dé un paseo por Madrid en busca de turrones navideños, y más de uno seguro que ya ha empezado a hacerlo dado que más del 90% de los madrileños consumen turrón y mazapán únicamente en las fiestas navideñas, según datos de Asempas, que preside Juan Antonio Martín Molero.

Entre los establecimientos donde podemos encontrar en Madrid los buenos turrones y sus variedades figura el Horno San Onofre, que tiene repartidas por la capital varias tiendas. Cuenta con una larga tradición familiar dedicada en cuerpo y alma a la repostería. Y aquí se pueden encontrar los turrones tradicionales elaborados artesanalmente.

Tienda Casa Mira en Madrid |TELEMADRID

Casa Mira en la Carrera de San Jerónimo, es la primera tienda de turrones de Madrid y tiene la friolera de 172 años. Está regentada por la sexta generación del fundador, Luis Mira, que la abrió en 1842, cuando dejó su Jijona natal, famosa precisamente por sus turrones, para probar suerte en Madrid. Son turrones artesanales cien por cien y conocidos a nivel mundial.

La Mallorquina, una pastelería, ubicada en la Puerta de Sol, que ya forma parte de la cultura popular madrileña, y famosa por la calidad de sus bombones, pasteles y hojaldres, elabora un turrón de forma tradicional que está considerado como una delicia.

Pastelería La Mallorquina en la Puerta del Sol |TELEMADRID

Otra tienda que visitar es El Riojano, una pastelería-confitería con dulces de bandera y una variedad amplísima de productos, elabora un turrón artesanal y de alta calidad. La Pastelería La Oriental, una de las más antiguas de la capital, ofrece también turrones y dulces de elaboración artesanal y un saber hacer envidiable.

La Pastelería Cala Millor, con varias tiendas en Madrid capital y en otras localidades como Majadahonda, tiene una larga tradición, ya que son pasteleros desde 1753. Realizan productos cien por cien artesanos y con las mejores materias primas, como la almendra marcona, pero no renuncian a innovar siguiendo las recetas originales. Por ello cuentan con numerosos tipos de sabores para el turrón, y una lista muy variada.

Apuesta por la calidad

En la zona de Argüelles podemos encontrar la Confitería Marqués, que se declara vegana sin gluten, lactosa, alérgenos, algo que no afecta en absoluto a la elaboración del turrón que presentan en muchas variedades y sabores diferentes Y también encontraremos buenos dulces en la decimonónica Antigua Pastelería del Pozo, en la Puerta del Sol.

Estos son sólo una muestra de los muchos establecimientos que elaboran en Madrid turrones artesanos cuyos responsables esperan, pese a todo, tener buenas ventas este año. Son conscientes, no obstante, de que "no todo el mundo tiene presupuesto para comprar el turrón de pastelería, aunque quien compra apuesta por la calidad"

Maridar turrón y cerveza… ¡O vino!

El turrón ha dejado ya de ser una opción entre el blando (de Jijona) o el duro (de Alicante) El sector incorpora año tras año nuevas creaciones y algunas son el resultado de una puntillosa labor de investigación. Las hay hasta creadas en colaboración, por ejemplo, con grandes chefs como Albert Adrià, con quien contó Turrons Vicens para el turrón de cerveza y el de tiramisú.

Todos los años hay una gran variedad de turrones para elegir |TELEMADRID

Las originales recetas el turrón picante del chef Marc Ribas, el cremoso de almendra con pistachos y sal, el cremoso de almendra con nueces de macadamia y chocolate, son otras de las variedades que se incorporan año a año a los paladares más atrevidos, sin olvidar el turrón de pistacho o de vino tinto, por ejemplo, este último requiere cierta preparación, desde luego. Licor, naranja, frutos secos, queso o arándanos son algunas de las últimas propuestas en la creatividad de este dulce navideño.

Sabores más clásicos

También hay sabores un poco más ‘clásicos’, como el blando de almendra con naranja, el crujiente de coco, el praliné de turrón de Agramunt con chocolate a la piedra y el de fresas con nata. Mientras la apuesta por una alimentación más sana y por la sostenibilidad también ha alcanzado a estos dulces y se pueden encontrar turrones con menos azúcar así como turrones aptos para personas con intolerancias alimentarias.

El clásico turrón duro sigue en los primeros puestos |TELEMADRID

Pero el turrón "artesano duro" y "artesano blando" siguen centrando las ventas, ya que suponen el 50 por ciento de la venta de turrones, seguidos por el de chocolate y el de yema, según datos de la asociación de pasteleros madrileños. El turrón blando y el turrón de chocolate son las variedades estrella, consumidas por el 86,91 por ciento y el 82,73 por ciento de la población, respectivamente.

Asegura Rubén Moreno, secretario general de la Asociación Española del Dulce, que “desde hace algunos años las variedades de turrón con chocolate se han posicionado líderes de la categoría porque el chocolate es un ingrediente mucho más versátil y permite un mayor grado de innovación, palanca importantísima para el sector en los últimos tiempos. Esta Navidad los fabricantes también pondrán a disposición del consumidor desde los sabores y formatos más tradicionales a los más innovadores y estamos seguros de que, en 2020, también nos sorprenderán”.

35.000 toneladas de turrón

Asociaciones, comerciantes y propietarios de tiendas consultados por Telemadrid.es coinciden en asegurar que las ventas de turrón este año aciago por las consecuencias de la pandemia de coronavirus “son difíciles de predecir”, pero teniendo en cuenta que los españoles consumimos al año unas 35.000 toneladas de turrón, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Turrones y Mazapanes (TUMA), y que la mayoría, unas 30.000 se consumen en estas fechas, puede que la campaña 2020 responda también a esas buenas expectativas aunque nadie se aventura a pronosticarlo.

Expositor de turrones en Torrons Vicens |TELEMADRID

“Sin duda, este año la incertidumbre se mantendrá casi hasta el último momento y sólo después de la campaña podremos hacer una valoración de lo sucedido”, opina Rubén Moreno.

Además de Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana son las que más turrones consumen. No cabe olvidar que la industria del turrón es emblemática en Alicante que tiene uno de los primeros sellos de calidad con denominación de origen de España. Una industria que apuesta fuerte en los mercados internacionales y para que los turrones se vendan también fuera de las fechas navideñas.

Antigüedad e innovación

En este año atípico por la crisis del Covid-19, se ha decidido a reforzar su apuesta por la innovación en el producto, en el embalaje, la logística o el marketing, así como por acceder a nuevos mercados y llegar a ser ingrediente de otros productos. «De esta forma, se logrará más visibilidad comercial», según defiende César Soler presidente del Consejo Regulador de Jijona y Turrón de Alicante.

El turrón es un dulce muy antiguo y con mucha historia, se calcula que tiene una antigüedad de más de 500 años. Algunas fuentes señalan que durante las celebraciones conmemorativas de la toma de Granada, en 1492, se obsequió con turrón a los músicos, aunque otros historiadores aseguran que fueron los griegos quienes lo descubrieron y otros tantos que proviene de los árabes.

Sea como fuere, lo verdaderamente cierto es que este dulce tradicional en España continúa haciendo las delicias de todos los aficionados. Es el clásico navideño por excelencia.