Crece la tensión en la penísula de Corea

El portaaviones nuclear de EE.UU. 'USS Carl Vinson' llegará a la península coreana a final de mes

La televisión de Corea del Norte emite imágenes de un ataque simulado a EE.UU.

China pide a EEUU que evite la provocación

internacional

| 19.04.2017 - 15:22 h
REDACCIÓN

Máxima tensión en la península de Corea. Hace diez días Washington anunciaba que una flota de ataque se dirigía hacia la zona. El régimen comunista reaccionaba con el lanzamiento de nuevos misiles. Hoy hemos sabido que todo era una mentira.

El portaaviones nuclear que Washington ordenó desplegar hace diez días en la península coreana, en respuesta a las amenazas de Pyongyang, ha comenzado a desplazarse hacia la zona, donde llegará a final de abril, según una fuente militar surcoreana.

El USS Carl Vinson y su grupo de ataque se dirigen ya hacia la región tras concluir unas maniobras conjuntas con Australia en aguas del Océano Índico, explicó la citada fuente a la agencia Yonhap.

Seúl y Washington pueden estar debatiendo ahora la posibilidad de realizar ejercicios navales combinados en los que participe el citado buque de propulsión nuclear de la clase Nimitz (la mayor del mundo en términos militares) entre los días 25 y 28 de abril. Pero un portavoz del Ministerio de Defensa surcoreano dijo, al ser consultado por Efe, que de momento el Gobierno de Seúl es incapaz de confirmar dicha información.

EN DIRECCIÓN CONTRARIA

El Comando del Pacífico estadounidense (PACOM) dijo a principios de abril que enviaba a la península coreana al Carl Vinson -que entonces estaba previsto que participase en maniobras con Australia- en respuesta al lanzamiento de un misil balístico por parte del régimen norcoreano. Sin embargo, según han mostrado fotos publicadas por la Armada estadounidense, el portaaviones no puso rumbo al Mar de Japón (Mar del Este) y se dirigió a aguas del Índico como estaba inicialmente previsto sin que Washington haya explicado durante las dos semanas siguientes que se mantuvo el itinerario original.

En dicho lapso la tensión en la península coreana ha ido en aumento por las alusiones de Washington a un ataque preventivo contra Pyongyang y por una nueva prueba de misiles realizada el pasado domingo por Corea del Norte, que el día anterior exhibió en un desfile unos supuestos nuevos proyectiles intercontinentales.

A esto se suma la posibilidad de que el régimen de Kim Jong-un realice una nueva detonación atómica subterránea en los próximos días después de que las últimas fotos tomadas por satélite de su centro de pruebas nucleares de Punggye-ri (noreste) muestren que todo parece listo para ejecutar una.

LA TELEVISION COREANA EMITE IMÁGENES DE UN ATQUE SIMULADO A EE.UU

Corea del Norte proyectó el domingo la recreación de un ataque con misiles sobre una ciudad de Estados Unidos durante un acto celebrado en Pyongyang, según mostró hoy por la televisión estatal. En plena escalada de tensión en la península coreana, las imágenes fueron exhibidas en un auditorio de la capital con motivo del 105 aniversario del fundador del país, Kim Il-sung, según detalló KCTV.

El montaje muestra un misil balístico disparado por Corea del Norte que supuestamente cruza el Océano Pacífico y golpea una ciudad no identificada de Estados Unidos. Tras el estallido, aparece una bandera estadounidense en llamas con una imagen superpuesta de un cementerio.

CHINA PIDE A EE.UU QUE EVITE LA PROVOCACIÓN

China eludió hoy criticar directamente a EEUU por mentir sobre el rumbo de su portaaviones Carl Vinson, que se encuentra en aguas del Índico pese a que Washington aseguró que se dirigía a las proximidades de Corea del Norte, aunque sí advirtió que tales "provocaciones" pueden resultar perjudiciales en la región.

"Hemos reiterado una y otra vez que todas las partes tienen que trabajar juntas para que la tensión se rebaje, en lugar de ser provocadoras, porque la provocación no puede conseguir los objetivos marcados", destacó hoy en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Lu Kang, al comentar este hecho.

Lu subrayó que la situación en la península de Corea es "muy sensible", por lo que las partes implicadas deben evitar "echar gasolina al fuego", ya que "no queremos ver un conflicto".

"Una vez la guerra comienza, se pierde el control", advirtió el portavoz de Asuntos Exteriores, quien también criticó al régimen de Corea del Norte por sus amenazas de continuar con periodicidad semanal sus pruebas de misiles nucleares y de misiles.

"China está muy preocupada sobre el desarrollo de la situación", contestó Lu a las amenazas de Pyongyang, para pedir posteriormente a todas las partes que "trabajen juntas y tomen acciones concretas que alivien las tensiones".