Los túneles de Sor Angela de la Cruz y Plaza de Castilla abren esta semana después de que Dragados los haya reparado

madrid

| 14.03.2018 - Actualizado: 15:51 h
REDACCIÓN

Los túneles cerrados de Sor Angela de la Cruz y Plaza Castilla abrirán esta semana después de que Dragados, la concesionaria de la gestión del servicio de mantenimiento de las vías públicas, haya acometido los trabajos necesarios demandados por el Ayuntamiento de Madrid, han avanzado fuentes municipales a Europa Press.

Dragados está llevando a cabo desde el pasado 5 de marzo los trabajos de reparación necesarios en los túneles afectados por filtraciones bajo la supervisión de los servicios técnicos municipales para poder reabrirlos a la mayor brevedad posible, "siempre con la total seguridad para los ciudadanos". Las mismas fuentes han detallado que se ha dado prioridad a aquellas infraestructuras con mayor incidencia sobre la movilidad de la ciudad, como son los túneles de Plaza de Castilla, Pío XII y Sor Angela de la Cruz. Se tiene previsto, salvo la aparición de nuevas incidencias, que a partir de esta segunda semana de marzo se puedan ir abriendo progresivamente los diferentes túneles.

En concreto, los plazos con los que se trabaja indican que está prevista la finalización de los trabajos del túnel de Sor Angela de la Cruz esta misma semana, con lo que se podría reabrir antes de que finalice. En el túnel de Plaza Castilla están abiertos en este momento los dos sentidos, con restricciones en algunos de sus carriles. Se están realizando trabajos durante el día y la noche para acelerar su puesta en funcionamiento y está prevista la terminación de los trabajos solicitados en esta semana, por lo que la apertura completa se producirá a finales de esta semana.

En el tubo sur del túnel de Pío XII (sentido avenida de Burgos y M-30) se prevé la finalización de los trabajos antes de que concluya el mes de marzo y la posterior apertura una vez concluidas las actuaciones de emergencia. En el tubo norte (sentido Monforte de Lemos y Sinesio Delgado) la incidencia es de mayor complejidad dado que las filtraciones están localizadas bajo las playas de vías de la estación de Chamartín y afectan a una amplia zona y a la sección completa del túnel.

La resolución se acomete en coordinación con otra administración, Adif, con trabajos ajustados por la explotación del servicio de ferrocarriles de la estación y con diversas fases de actuación, por lo que no se puede establecer un plazo concreto de conclusión. La solución definitiva del problema en este caso no puede resolverse exclusivamente con actuaciones desde el interior del túnel. Además se ha comenzado a trabajar en el resto de los túneles de menor incidencia en la circulación para abrirlos lo antes posible.

DOS EXPEDIENTES DE 450.000 EUROS CADA UNO

El Ayuntamiento de Madrid ha abierto hasta el momento dos expedientes de penalidades de 450.000 euros cada uno a Dragados por incumplimiento de las obligaciones contractuales, mientras que la empresa ha comenzado a trabajar en los túneles cerrados, han informado asimismo fuentes municipales a Europa Press.

El expediente por el cierre del túnel de María de Molina fue notificado a Dragados el 26 de febrero y el de Plaza Castilla en las últimas horas. Los dos se encuentran en periodo de alegaciones, el primero por solicitud de ampliación de plazo y el segundo por prescripción legal.

Cada uno implica cuatro infracciones graves con un importe acumulado de 450.001 euros por expediente. El Ayuntamiento estudia la posibilidad de extender esta medida al resto de los túneles afectados, algo que podría hacerse la próxima semana o incluso antes.

SECUESTRO

Ante la "persistente negativa" de Dragados a ejecutar las órdenes del Ayuntamiento, el área de Desarrollo Urbano Sostenible inició la tramitación de los expedientes de secuestro temporal y parcial de la concesión para que las obras de reparación de filtraciones de agua pudieran ser ejecutadas por la propia Administración.

Una vez finalizado el plazo otorgado para ejecutar las actuaciones de arreglo de filtraciones en cuatro de los túneles señalados (AZCA, los dos de Pío XII y Ronda de Toledo), los técnicos municipales se personaron en ellos y levantaron las correspondientes actas en la que hicieron constar la inejecución de las obras exigidas, por lo que los cierres debían continuar.

Es por eso que el delegado del área, José Manuel Calvo, acordó formalmente el secuestro temporal de la concesión según la Ley de Contratos del Sector Público y designó como interventores del secuestro a dos técnicos municipales. El mismo 9 de febrero declaró la emergencia del procedimiento para la ejecución inmediata de las obras necesarias para la apertura de los túneles secuestrados. La ejecución se adjudicó a la empresa Aceinsa al tiempo que se requería a Dragados el ingreso en las arcas municipales del presupuesto estimado provisional del coste de los trabajos.

Ese mismo día Dragados interpuso recurso contencioso-administrativo solicitando la aplicación de las medidas cautelarísimas, que fueron acordadas mediante los autos judiciales del 12 de febrero dictados por los juzgados 6 y 23 de lo Contencioso-Administrativo de Madrid al entender que se dan perjuicios irreparables para la empresa en caso de ejecutarse el secuestro, además de desproporción entre el secuestro decretado y el derecho de Dragados a la libertad de empresa.

El Ayuntamiento presentó alegaciones aludiendo a la "intensidad extraordinaria del daño al interés público y a la movilidad de la ciudad", junto a la inexistencia, en su opinión, de perjuicio irreparable alguno para Dragados ya que el secuestro era parcial y temporal. La suspensión de las medidas de secuestro fueron nuevamente confirmadas por autos de 21 de febrero de dichos juzgados