Aplazado el pleno de investidura tras la negativa del Supremo de excarcelar a Sànchez

Llarena prohíbe a Jordi Sánchez ir a su investidura porque quebrantaría la Constitución

nacional

| 12.04.2018 - Actualizado: 20:57 h

AGENCIAS

El presidente del Parlament, Roger Torrent, ha aplazado el pleno de investidura de Jordi Sànchez a la presidencia de la Generalitat previsto para este viernes, y ha denunciado una "vulneración de derechos" por parte del Tribunal Supremo, que ha negado la excarcelación del candidato. El juez que instruye el caso del procès en el Supremo, Pablo Llarena, le ha denegado al diputado de JxCat Jordi Sànchez, en prisión preventiva, el permiso para acudir mañana al Parlament al pleno de su investidura porque, como president de la Generalitat, podría quebrantar la Constitución Española.

En un comunicado, Torrent ha anunciado el aplazamiento del pleno y ha convocado una Mesa extraordinaria para mañana para dar respuesta a la que cree es una "vulneración de derechos del Tribunal Supremo", después de que el juez Pablo Llarena haya denegado a Sànchez un permiso para acudir al pleno de su investidura.

En su decisisón el juez Llarena indica que la postulación del procesado como presidente de la Generalitat de Cataluña hace temer "marcada y racionalmente que su eventual mandato pueda orientarse hacia el quebranto del orden constitucional".

El magistrado ha negado no solo el permiso, sino la libertad provisional, que también pidió el reo, o incluso la tercera petición de Sánchez, la de participar en el pleno por videoconferencia. En los tres casos argumenta el riesgo de reiteración delictiva como base para limitar parcialmente los ejercicios políticos de Sánchez, una limitación que, dice el juez, hará posible defender otros derechos colectivos.

Este es el argumento central del auto de hoy, un argumento que ya ha valorado antes el juez en las resoluciones que ha adoptado para negar peticiones de libertad o permisos para diferentes imputados en la causa que están provisionalmente en la cárcel. El juez no ve posible proteger ese orden constitucional si accede a cualquiera de las medidas de libertad, conducción policial o intervención en la sesión de nombramiento mediante mecanismos telemáticos, tal y como pedía el candidato.

Así, Llarena justifica la prohibición en "las graves consecuencias que tendría su reincidencia respecto de los principios y derechos constitucionales y políticos de todos los ciudadanos españoles y de aquellos que constituyen el propio cuerpo electoral en Cataluña, así como la marcada probabilidad de que esta reiteración sobrevenga en la eventualidad de que se le llegaran a atribuir las funciones ejecutivas para las que se postula".

Sanchez recordó en su petición a Llarena el "requerimiento" del Comité de Derechos Humanos de la ONU para que se garanticen sus "derechos civiles y políticos". En su auto, el juez explica que ese es el único elemento nuevo que apoya ahora la petición de Sánchez, que ya había sido denegada anteriormente.

Pero sobre esa comunicación que envió al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas el pasado 21 de marzo, le responde negativamente citando diferente normativa internacional. Así, Llarena explica que "ese llamamiento a que las actuaciones estatales contemplen la relevancia del derecho mientras se esclarece la queja, no supone que el Comité (De Derechos Humanos) haga una indicación concreta, la cual, en todo caso, nunca puede ser vinculante para el tribunal".

Según Llarena, el interés de evitar daños irreparables en los derechos políticos del procesado "no implica que ineludiblemente deba autorizarse el ejercicio completo de su contenido" vulnerando otros derechos políticos del resto de la comunidad dignos de protección preferente.

Respecto a la doctrina constitucional y europea de derechos humanos, Llarena explica que ya en tres resoluciones anteriores se ha indicado al procesado que la limitación de los derechos políticos de un individuo es adecuada cuando esté fundada en otras finalidades constitucionalmente legítimas, como deriva tanto de la jurisprudencia del tribunal Constitucional como del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.