"Hay que visitar al dermatólogo una vez al año" para vigilar lunares y manchas

Este jueves celebramos el Día Europeo para la prevención del cáncer de piel. Cada 9 minutos, muere una persona por melanoma en el mundo. En España hay unos 4.000 casos de melanoma al año, el cáncer de piel más agresivo. Además hay más de 74.000 casos de otros tipos de cáncer cutáneo como los relacionados con la exposición solar (Carcinoma Epidermoide y Carcinoma Basocelular).

Estas cifras se han duplicado en los últimos 30 años y seguirán haciéndolo si no se incorporan hábitos de fotoprotección adecuados y si no revisamos periódicamente nuestra piel para detectar posibles lunares anómalos.

Son necesarias medidas de prevención, asegura la doctora María Huerta Brogeras, especialista en Dermatología de la clínica Universidad de Navarra de Madrid.

Ella, como muchos dermatológos lo tienen claro: "La belleza está en la sombra", asegura. En todo caso recomienda medidas elementales de protección primaria, como evitar la exposición al sol en las horas centrales del día, utilizar fotoprotección y prevenir.

"Todos deberíamos visitar al dermatólogo una vez al año para que revisase nuestros lunares y manchas cutáneas".

Las pautas para reconocer qué lunares merecen ser revisados por los dermatólogos son aquellos que tengan bordes y color irregulares, diámetro superior a 6 milímetros o cambios en el tamaño, entre otros.

Y es que la prevención es fundamental para poner freno al cáncer de piel.