Trapero se desvincula del Govern y dice que no tenía idea de sus planes de independencia

Trapero se desvincula del Govern y dice que no tenía idea de sus planes de independencia

Josep Lluís Trapero insiste en desmarcarse del gobierno de la Generalitat. Lo ha vuelto a hacer en la segunda jornada del juicio a la cúpula de los Mossos d´Esquadra, donde el fiscal Miguel Ángel Carballo ha seguido interrogando al mayor Trapero sobre su conocimiento de los planes del Govern para alcanzar la independencia. “No tenía ni idea”, ha afirmado el exjefe del cuerpo autonómico, “porque nadie me lo había comunicado”.

Este martes ha reconocido incluso que los de Puigdemont le pidieron datos fiscales y económicos de los catalanes para una futura república datos que Trapero negó.

Se negó a dar datos

Trapero ha asegurado que la policía autonómica se negó a entregar información económica y fiscal solicitada por el Gobierno de Carles Puigdemont para una futura república catalana que se instauraría tras conseguir la independencia.

Trapero ha asegurado además que no tiene "ninguna duda" de que los Mossos intentaron evitar el 1-O, aunque ha admitido que algunos agentes, no más de un centenar, hicieron "menos de lo que tocaba hacer" debido a "motivaciones ideológicas".

La estrategia de desmarque

La estrategia de Trapero en este juicio se centra en demostrar que no compartía el proyecto secesionista del Gobierno de Carles Puigdemont y que nunca puso el cuerpo policial al servicio de los intereses independentistas.

El fiscal Miguel Ángel Carballo, ha comenzado con un nuevo bloque relacionado con correos electrónicos, para lo cual ha hecho un pormenorizado e incisivo interrogatorio, preguntando e-mail por e-mail y solicitando explicaciones sobre todos y cada uno de ellos.

El plan de la ‘república catalana’

Uno de los correos electrónicos que ha salido durante el interrogatorio ha sido el que le envió en julio de 2017 el comisario Rafael Comes, entonces jefe de la Comisaría General de Investigación Criminal de los Mossos d'Esquadra, en el que éste indicaba que había asistido a una reunión a la que estaban también, entre otros, el ex secretario general de Interior César Puig y el exsecretario de Hacienda Lluís Salvadó.

En él se mencionaba un plan para que en una futura república catalana la policía autonómica tuviera "competencias plenas", entre las que destacaba el "control de aduanas" y la "investigación de blanqueo para evitar la evasión fiscal de Cataluña".

Peticiones no atendidas

"Hasta la fecha nos habían pedido dos temas", ha indicado el mayor, que se enfrenta a 11 años de cárcel por el delito de rebelión. El primero, ha explicado, está relacionado con "información de tipo fiscal para saber si los hoteles pagaban los impuestos de la Generalitat sobre ese cometido" y el otro, "querían tener información sobre fraude y blanqueo".

"Mossos no facilitó ningún tipo de información", ha asegurado, señalando que a la reunión sobre el primer asunto acudió él mismo y comunicó que, como Administración, la Generalitat "no tenía que tener ese tipo de información", que se encuentra en bases de datos de seguridad. "Me parecía una barbaridad", ha dicho Trapero, recurriendo a la misma palabra que ayer usó para calificar el proceso soberanista.

Tratando de demostrar el trato preferente que los Mossos habrían dado a los miembros del Gobierno secesionista, el fiscal le preguntó por qué se remitieron los informes policiales de las actuaciones ordenadas por la Fiscalía el 8 de septiembre contra autoridades implicadas en la organización del referéndum al consejero de Interior Joaquim Forn, condenado por rebelión por el Tribunal Supremo.

"No es correcto”, respondió Trapero, “informo primero a la autoridad fiscal, se le remitieron todas las actuaciones que se hicieron. Yo en persona se lo entregué al fiscal superior de Catalunya. La mayoría de esas actuaciones eran de actos de publicidad, reuniones… Nos daban problemas a la hora de recuperar el material, realizar las actas. Luego había quejas de las entidades por nuestra actuación al conseller de Interior, por eso se le informó también”.

No leía todos los correos

Otro de los mails por los que ha sido preguntado ha sido el que recibió el 11 de agosto de 2017 en el que, según ha dicho el fiscal, se envió un informe que hablaba de "novedades relevantes" sobre el 'procés', pues ya se hacía mención del día en el que se iba a votar en el Parlament la ley del referéndum.

Aunque el representante del Ministerio Público ha insinuado que con ese correo el mayor ya disponía de "información privilegiada", Trapero se ha defendido diciendo que "partir de la premisa" de que él leía todos los e-mails que recibía es "mucho suponer".

De hecho, más de una vez Trapero ha contestado al fiscal con un "no lo sé" cuando se le preguntaba por algún informe concreto que le llegó al correo electrónico las semanas anteriores al referéndum ilegal. "Me leía más bien pocos informes, entre otras cosas porque estaba más bien poco allí porque estaba casi todo el tiempo reunido", ha indicado en un momento dado.

Mejores Momentos

Programas Completos