Los propietarios de la residencia Arzobispo Morcillo de Soto del Real, imputados por delitos de homicidio imprudente

Los propietarios de la residencia Arzobispo Morcillo de Soto del Real, imputados por delitos de homicidio imprudente

La muerte de una anciana de 101 años por deshidratación y desnutrición ha llevado a la detención de los dueños de la residencia Arzobispo Morcillo, de Soto del Real. Se les imputan delitos de homicidio imprudente, lesiones y contra la salud pública. La Comunidad de Madrid cerró la residencia a mediados de julio ante una denuncia de la Fiscalía.

La anciana que falleció en La Paz

La voz de alarma la puso uno de los sobrinos de la anciana fallecida. Quería demostrar que la muerte de su tía en el Hospital de La Paz no se había producido por la edad, sino por las condiciones en las que se encontraba dentro de la residencia.

La Guardia Civil encontró graves deficiencias en la residencia de mayores

La Fiscalía ordenó un registro y la Guardia Civil elaboró un impactante informe en donde se detallaba por ejemplo cómo la nevera donde se guardaban medicamentos en frío como la insulina, no funcionaba, o cómo los alimentos parecían no garantizar la higiene y seguridad alimentaria mínimas.

Las deficiencias en la residencia eran tan graves, que la Fiscalía ordenó que se cerrara a mediados de julio. Poco después ordenó la detención de sus dos propietarios, que son hermanos. Ambos tendrán que hacer frente a una dura acusación: homicidio imprudente y lesiones contra la salud pública.