El brutal crimen de Laia

Tras la pista

| 06.06.2018

Hemos conocido nuevos datos del caso de Laia, la niña murió en la primera hora tras ser raptada, presuntamente, por el vecino de sus abuelos. Los tíos de la niña la encontraron bajo el colchón en la casa del vecino tras tres horas desaparecida. Todo hace indicar que la pequeña, de 13 años, sufrió abuso sexual antes de ser asesinada.

Tras el crimen, el presunto asesino fregó el suelo para eliminar los restos de sangre y luego se duchó. Cuando la Policía llamó a la puerta, el presunto asesino les abrió envuelto en una toalla. Durante varias horas los vecinos estuvieron buscando de forma desesperada a la pequeña. El detenido por el asesinato no participó en la búsqueda y al abrir la puerta se mostró reticente. El presunto asesino había vivido en China, su novia era oriental y la pequeña asesinada, también de origen chino. El detenido, de carácter violento, tiene antecedentes por amenazas a su ex mujer. El presunto asesino de la niña, cocinero en paro y muy violento, era, al parecer, adicto a la cocaína. El padre del presunto asesino le llamaba “dropo”, que quiere decir “gandul” en catalán.

Hemos hablado con Ana, una vecina del barrio que participó en la búsqueda de la pequeña asesinada y hablamos también con Álex Zaragüeta, abogado del sospechoso de matar a la pequeña Laia.